Jueves 18 Septiembre   00:08 Hs

Se cumple un mes del temporal que afectó a La Plata

Jueves 02/05/13 A-AA+
tragica-inundacion-en-la-plata-1696941w300.jpg
La inundación del 2 de abril dejó un saldo de 52 muertos, más de 50.000 propiedades dañadas y unos 350.000 vecinos afectados. Muchos de ellos aún no lograron recuperarse de la conmoción

Aquella tarde del 2 de abril, una intensa llovizna se transformó posteriormente en una fuerte tormenta, que generó corrientes de agua de más de dos metros de altura, que arrastraron todo a su paso en los barrios de la zona norte de la ciudad.

Además, a raíz del desborde del arroyo El Gato resultaron afectados el barrio La Loma, una parte de la zona oeste, Ringuelet sur, Tolosa, Los Hornos, San Carlos, San Lorenzo, Villa Elvira, Barrio Aeropuerto y Villa Elvira.

La tormenta, que ya había afectado a la ciudad de Buenos Aires en la madrugada de ese día con el saldo de seis personas muertas, comenzó a castigar a partir de las 16 a ese sector de La Plata, en donde en un lapso de tres horas cayeron más de 150 milímetros de agua.

En medio de la tormenta, un incendio en la destilería de YPF en Ensenada, agravó la situación y los bomberos y rescatistas debieron extremar sus esfuerzos para evitar una catástrofe aún mayor.

El informe final del gobierno bonaerense dio cuenta de la muerte de 52 personas, en su mayoría ancianos, las que fueron halladas días después de la tragedia en diversos puntos de la zona afectada.

La inundación dañó también a unas 58.000 propiedades, un cuarto de los inmuebles de la ciudad, y el municipio platense consideró que fueron afectados un promedio de 3,5 habitantes por casa y 2,5 por unidad funcional, por lo que estimó que los vecinos en situación crítica a raíz de la tragedia ascendieron a 135.037.

Desde el punto de vista patrimonial, la estimación de las pérdidas sufridas por el conjunto de platenses damnificados ascendió al menos a 2.618.982.000 pesos.

Las pérdidas en los 2.846 comercios y oficinas afectados se estima en 281 millones de pesos ($120.000 promedio por local), mientras que desde el punto de vista de las familias alojadas en casas se estimó en 2.337 millones de pesos ($78.000 en promedio).

La enorme cadena de solidaridad encabezada por el Gobierno nacional y por organizaciones de todo el país, mitigó las necesidades más elementales, como vestimenta, alimentos y colchones, en los días posteriores a la tragedia, destinada a la gente que había perdido todo.

Inmediatamente fueron anunciados beneficios económicos para los afectados, con el propósito de reparar y reconstruir sus viviendas, mientras se investigan las causas hídricas y de infraestructura que generó la tragedia.