ECONOMIA | Alberto Fernández | inflación | Frente de Todos

Estiman que tras las elecciones habrá subas de precios

Los supermercados advierten que sus proveedores preparan nuevas listas para anticiparse al "congelamiento" que podría imponer Alberto Fernández si llega al Gobierno.

El consumo masivo viene atravesando un mal año. En septiembre, pese a la rebaja del IVA, las ventas disminuyeron un 2,6% en los supermercados. Sin embargo, los principales proveedores de las cadenas ya pasaron nuevas remarcaciones para que que se apliquen hacia fin de mes, en la semana posterior a las elecciones presidenciales.

Aunque los importes de aumentos son diferentes según la familia de productos, en una cadena de supermercados estimaron que la suba -en promedio de todas las marcas- orillará el 12%. En otra compañía de comercio minorista calculaban que las subas estaban más cerca del 14%, siempre utilizando un promedio. En otra firma del sector -pero también líder en esta categoría- confirmaron que ya había nuevas listas para la semana próxima.

La secuencia de aumentos, según reconstruyeron las cadenas, fue en tres etapas. La primera fue posterior a las elecciones primarias (PASO) y rondó el 17%. Ese incremento quedó eclipsado por la rebaja del IVA a más de 400 productos. Es más, hubo algunos productos de perfumería que aumentaron, pero debajo de ese número.

Una segunda tanda de aumentos llegó para fines de septiembre, con aplicación en octubre. Una decena de grandes proveedores la protagonizó y promedió el 16%, según contaron fuentes de supermercados.

El tercer incremento es el que están comunicando por estos días. Es para que entre en vigencia en la semana siguiente de las elecciones presidenciales. Los incrementos promedian entre el 12% y el 14%.

El acuerdo de "precios y salarios" que menea Alberto Fernández -el candidato del Frente de Todos, que ganó holgadamente las primarias- hace suponer a las compañías que estarán imposibilitadas de realizar aumentos de mercadería desde del 10 de diciembre. Eso está provocando un sendero de remarcaciones como "efecto colchón": precios que engordan ahora para sobrellevar en caso que se imponga un congelamiento.

El ministro de Producción, Dante Sica, confirmó este viernes que el Gobierno estaba tratando de frenar remarcaciones, para amortiguar ese efecto "colchón". También comentó que una situación similar se vive en el mercado laboral: hay compañías que quieren acelerar despidos o suspensiones, frente a la posibilidad que se los limite durante el próximo mandato presidencial. Sica aseguró que estaban frenando esos intentos.

"No hay aumentos por arriba de la inflación. El consumo ya viene mal y los clientes no convalidarían mayores precios", indicaron desde una compañía. Esa firma (local, de alimentos) aparece en los listados de dos cadenas de supermercados como las que enviaron nuevas listas. En otra empresa también desestimaron que fueran en esa dirección.

"Están tratando de hacerse de un colchón para el futuro", replicaron desde un supermercado. "El precio de venta les puede quedar muy arriba ahora, pero si viene un congelamiento por seis meses, terminará siendo conveniente para ellos", esgrimió otro ejecutivo del sector. "Entiendo que el Gobierno sea partidario de no intervenir en la compañía y tratar que las empresas nos entendamos. Pero algunos proveedores son muy grandes y es dificil tener desabastecimiento de sus marcas", destacaron.

En lo que va de octubre, tres cadenas consultadas contaron que aplicaron aumentos de Danone, Procter & Gamble, Ledesma, SanCor, Papelera del Plata, Quickfood, Molinos (aceites y harinas), Las Marías, Bianchi y Femsa (la embotelladora de Coca-Cola en Buenos Aires). En algunos casos, esos proveedores aumentaron en una o dos cadenas. En otros, el incremento fue para tres.

Entre algunas compañías que están haciendo llegar listas en estos días, para una aplicación desde la semana que viene están Unilever, Mondelez, Molinos (tapas para empanadas), Adecoagro, Mastellone, Danone y Nestlé. Las subas están en un rango de entre 8% y 12%.

En otra cadena importante, donde no quisieron conversar sobre aumentos próximos, admitieron que había "tensión" con un proveedor por incrementos que mandaron y no están pudiendo trasladar. "Es probable que en unos días, los productos de esa alimenticia ya no estén disponibles, porque no estamos pudiendo acordar", señalaron. También se habla de condiciones en los plazos de pago que complican la relación.

Según datos de Nielsen, el consumo de productos de almacén subió un 2,7% en septiembre. En cambio, cayeron las bebidas (un 2,9%) y la línea de cosmética y tocador (0,9%), En cambio, la disminución de frescos fue más profunda (8,4%) y limpieza retrocedió un 7,5%.

FUENTE: Clarín

Dejá tu comentario