ACTUALIDAD | Alberto Fernández | Frente de Todos | Mauricio Macri

Las estrategias de Macri y Fernández para el último encuentro

A una semana de las elecciones los candidatos presidenciales volverán a enfrentarse cara a cara.

Este domingo por la noche se realizará el segundo debate presidencial, a una semana de las elecciones que definirán quién será el próximo jefe de Estado en los cuatro años siguientes.

Ahora los postulantes desplegarán sus estrategias finales para convencer al electorado. En un escenario súper polarizado Mauricio Macri y Alberto Fernández quieren dar el golpe final.

Desde el mismo final del primer debate en la Universidad Nacional del Litoral y, como anunció el propio Macri en una de sus intervenciones, quedó claro que las menciones a la "corrupción kirchnerista" serán más asiduas que en el primer capítulo, sobre todo porque uno de los temas a debatir será la "calidad institucional" e incluirá la discusión sobre ese tema.

"El debate va a ser muy importante para poner los puntos sobre las íes y dejar en evidencia que el kirchnerismo no cambió", repite un miembro del gabinete.

Cerca del presidente aseguran que una nueva semana en contacto con la gente lo tiene "energizado", más allá de furcios o errores producto de la improvisación.

Por su parte el candidato del Frente de Todos trabajó esta semana, en el tiempo que le permitieron los actos de campaña, en preparar los temas centrales de este segundo debate, pero no en la parte medular de los contenidos, sino en su selección y jerarquización para que entren en los dos minutos de cada bloque temático.

Se espera que ahora Macri sea más agresivo de entrada, mientras que Fernández tratará de plancharlo.

Fernández preparó sus temas con Santiago Cafiero, con Juan Courel, y los temas técnicos, con los especialistas de su equipo en cada área, como Matías Kulfas y Cecilia Todesca en economía o Carlos Tomada en temas laborales. En el entorno de Fernández entienden que si bien el segundo debate generará más expectativa que el primero, no será determinante en el voto de nadie.

Dejá tu comentario