INTERNACIONALES |

Emboscada del ISIS mató a 60 soldados sirios

Pese a que el califato fue desbaratado, aún quedan pequeños grupos fundamentalistas en algunas regiones de Siria.

Más de 60 soldados y combatientes fieles al régimen sirio murieron en los últimos dos días en varios ataques yihadistas, los más mortíferos desde la anunciada derrota del ISIS hace cerca de un mes.

El ISIS, responsable de parte de esos ataques, perdió su "califato" autoproclamado en un extenso territorio ubicado entre Siria e Irak el pasado 23 de marzo, tras años de combates contra las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), una alianza kurdo-árabe que no tiene ningún vínculo con el régimen de Bashar Al Assad.

Aún así, los milicianos de la organización ultrarradical, que hallaron refugio en el desierto sirio, principalmente, siguen perpetrando sangrientos ataques.

Según indicó el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (OSDH), 27 soldados y combatientes prorrégimen, "entre ellos cuatro oficiales sirios de alto rango", fueron abatidos el jueves y el viernes en unos ataques reivindicados por el ISIS en el desierto del este de la provincia central de Homs.

Los yihadistas tendieron una "emboscada" a las fuerzas del régimen "que intentaban expulsarlos", según señaló el grupo fundamentalista en su órgano de propaganda Amaq.

Los combates se prolongaron hasta el viernes por la noche. Seis yihadistas perdieron la vida, según el OSDH.

Por otro lado, en la provincia oriental de Deir Ezzor, ocho combatientes progubernamentales, incluyendo dos oficiales, fueron abatidos el jueves por la noche, en un sector del desierto que se extiende desde el centro de Siria hasta la frontera iraquí.

Se trata de los ataques más mortíferos que el ISIS haya perpetrado contra el régimen desde el anuncio de la erradicación de su "califato", según el OSDH.

En los límites occidentales de Aleppo (norte), el Ejército Abu Bakr al Siddiq, vinculado a HTS, rival del ISIS, atacó posiciones del gobierno y mató a 21 combatientes, según el OSDH. El asalto ocurrió tras un bombardeo nocturno de las fuerzas progubernamentales.

Otros cinco combatientes prorrégimen murieron además el sábado en el noreste de la provincia de Latakia (oeste), en una emboscada llevada a cabo por una facción yihadista afiliada a HTS.

La provincia vecina de Idlib (noroeste), prácticamente fuera del control del gobierno de Al Assad, está dominada por HTS, una ex rama de Al Qaeda, que reforzó a principios de año su presencia en este territorio frente a los rebeldes, debilitados.

Un acuerdo alcanzado en 2018 por Rusia y Turquía (apoyos del régimen sirio y de algunos grupos rebeldes en Idlib, respectivamente) prevé el establecimiento de una "zona desmilitarizada" entre los sectores yihadistas y de los insurgentes y aquellos controlados por el gobierno sirio, pero éste solo se aplica parcialmente.

El destino de esa provincia estará en el centro de los diálogos previstos el 25 y 26 de abril en Kazajistán.

Fuente: Clarín

Dejá tu comentario