ACTUALIDAD |

Fueros o desafuero ¿esa es la cuestión?

La ley se creó para proteger las instituciones, se modificó tras un caso de corrupción en el 2000 y ahora vuelve al centro de la escena con la ruta de las coimas. ¿Por qué es vital en el futuro de Cristina Kirchner?

La causa de los cuadernos ha sido, sin dudas, unos de los golpes más fuertes que ha tenido la política nacional en el último tiempo. Diversos empresarios y funcionarios ligados al gobierno anterior están señalados por la Justicia de formar parte de una red de coimas que abarca cifras inimaginables y parece no tener fin. A medida que van avanzando los días, los tribunales federales de Comodoro Py han sido protagonistas de la noticia en materia judicial en Argentina. Entre declaraciones, detenciones, acusaciones y arrepentidos los nombres que figuran en la causa parecen ir en forma vertical hacia la cúspide de la gestión kirchnerista.


Como motor del proceder de la Justicia, rápida como pocas veces se vio, y con un conflicto mediático de larga data, el juez de la causa, Claudio Bonadío, apuntó contra la ex presidenta, Cristina Kirchner, a quién expone como la jefa de un posible entramado de corrupción. Mientras esto ocurre, la sociedad ha observado con atención esta situación cuasi novelesca e insólita marcada por grotescas cifras y nombres ya conocidos por todos. Si bien en las últimas semanas las encuestas daban resultados dispares con respecto a la opinión general sobre el escándalo -señalado por el peronismo como forma de distracción de la situación económica- una convocatoria en las redes sociales logró reunir a una parte de la sociedad que solicitó, de manera tajante, el quite de inmunidad otorgado a la ex mandataria por su cargo de senadora nacional. 

Con un objetivo claro por parte de Bonadío y un reclamo de una parte de la sociedad, todos los ojos apuntan al Congreso. Serán ellos, los elegidos por el pueblo, los encargados de definir el futuro de la ex presidenta que ya ha aceptado que se le realicen los allanamientos. En caso de que todos los fueros sean quitados, su futuro quedará supeditado a lo que dicte la Justicia.

 

¿Qué son los fueros?

Los fueros son privilegios otorgados a los parlamentarios con el fin de evitar acusaciones en su contra. En las constituciones modernas fueron concebidos con la finalidad de garantizar la libertad de expresión, entendida como necesidad del legislador de controlar, interpelar y disentir libremente con el Ejecutivo evitando represalias. También con la de mantener el equilibrio entre los poderes del Estado, salvaguardando su independencia. En definitiva fortalecer las incipientes instituciones republicanas.


Nacieron, posiblemente, en el siglo XIV, cuando el Parlamento inglés había adquirido un poder tal, que le permitía controlar al rey. Fue declarado por los Lores, quienes remarcaban que un parlamentario no podía ser citado a la justicia como un ciudadano común y que debía ser juzgado por miembros de ese órgano.


Tras una violación del privilegio -la condena a muerte del legislador Sir Thomas Haxley por parte Ricardo II- se aprobó la primera norma que hace efectivos los fueros parlamentarios en 1512. Estos formaron parte de la Carta de Derechos -Bill Of Rights- , firmada en 1689, que consolidó las libertades de los miembros legislativos.


Los fueros formaron parte de distintas monarquías representativas y desencadenaron en las incipientes democracias americanas. En Argentina estos privilegios están incorporados en dos artículos de la Constitución Nacional:


La inmunidad de opinión: Ninguno de los miembros del Congreso puede ser acusado, interrogado judicialmente, ni molestado por las opiniones o discursos que emita desempeñando su mandato de legislador. (Artículo 68 de la Constitución Nacional)


La inmunidad de arresto: Ningún senador o diputado, desde el día de su elección hasta el de su cese, puede ser arrestado; excepto el caso de ser sorprendido in fraganti en la ejecución de algún crimen que merezca pena de muerte, infamante, u otra aflictiva; de lo que se dará cuenta a la Cámara respectiva con la información sumaria del hecho. (Artículo 69 de la Constitución Nacional).

 

A pesar de esto, los fueros pueden quedar sin efecto si el parlamento lo decide.


Desafuero: Cuando se forme querella por escrito ante las justicias ordinarias contra cualquier senador o diputado, examinado el mérito del sumario en juicio público, podrá cada Cámara, con dos tercios de votos, suspender en sus funciones al acusado, y ponerlo a disposición del juez competente para su juzgamiento. (Artículo 70 de la Constitución Nacional)
Los dos primeros artículos constituyen la única excepción a la Carta Magna queseñala que "todos los argentinos somos iguales ante la ley."


Estas normas fueron reglamentadas durante el mandato de Fernando De la Rua, en el año 2000 luego de un escándalo por sobornos en el Senado de la Nación. Forman parte de la ley de Fueros 25.320 que establece que todas las causas a funcionarios públicos o magistrados deben continuar hasta su resolución (como un ciudadano común) y limita los alcances de la inmunidad. Sin embargo, todavía cuentan con la inmunidad de arresto y se debe pedir la autorización del poder legislativo para allanamientos o intercepción de comunicaciones.


Un caso bisagra que dejó en claro la importancia de los fueros ocurrió por la detención y encarcelamiento de Leandro Alem, por ese entonces legislador, que encabezó la llamada Revolución del `93 contra el presidente Luis Sáenz Peña. A raíz de esta situación, un fallo de la Corte Suprema destacó la imposibilidad de que un legislador sea detenido por orden del Poder Ejecutivo, lo cual impedía la independencia de poderes y lo establecido por la Constitución.


En la actualidad, y con los hechos recientes de público conocimiento, los fueros constituyen un complejo caso de discusión en el ambiente político y en la sociedad. Por un lado se lo señala como un caso desactualizado de privilegios a parlamentarios. Inmunidades que, con el correr de los tiempos, ya no cumplen sus funciones de proteger instituciones en democracias jóvenes y solo quedan atascados al aprovechamiento para situaciones personales. Por el otro se cree que constituye un elemento de garantiza la libertad de expresión y opinión de representantes del pueblo y que la causa seguirá su curso como sucedería con cualquier ciudadano. Más allá de las opiniones, la causa de los cuadernos seguirá su curso y el futuro de la ex presidenta es incierto.

Dejá tu comentario