Benedetto contó cómo fue la reunión con La Doce: "En Boca no se jode"

El delantero dijo que "no fue una apretada, fue una charla", aunque, según trascendió, el jefe de la barra, Rafa Di Zeo, les pidió profesionalismo.

El delantero de Boca, Darío Benedetto, dialogó con la prensa tras realizarse estudios médicos e informó que su lesión es más leve de lo que se presumía: apenas un esguince en la rodilla derecha, por lo que intentará llegar al partido por Copa Argentina ante Rosario Central, dentro de dos semanas. Pero además, reconoció una reunión entre los jugadores y los miembros de la barra brava. El sábado, un día antes del partido contra Sarmiento de Junín, miembros de la primera línea de la barra del club, con Rafael Di Zeo y Mauro Martín a la cabeza, se hicieron presentes.

Según trascendió, los barras le comunicaron al plantel que “en Boca no se jode”, y que no quieren verlos más ni enterarse de que salen a la noche. Además, habrían exigido al plantel ganar la Copa Argentina, para así clasificar a la próxima Copa Libertadores y no poner en riesgo a los negocios de La Doce.

Respecto a esto, Benedetto comentó que "no fue una apretada, fue una charla". Dijo que si bien nunca le había ocurrido, sabe de "la magnitud de lo que significa Boca y que todos tenemos que ser muy responsables".

En los últimos días trascendieron nuevos casos de mala conducta de jugadores fuera de la cancha. El fin de semana pasado, en ocasión del receso por Eliminatorias Sudamericanas, cuatro jugadores que no habían sido convocados para el amistoso con Olimpia de Paraguay en Jujuy volvieron a dar la nota. Uno de ellos (defensor) arrojó positivo en un control de alcoholemia y tres delanteros fueron vistos en la madrugada del domingo en un boliche bailable del sur bonaerense.

"Fue una semana atípica. Somos conscientes de las cosas que nos estamos jugando. Tenemos que ser más responsables, en todo sentido”, dijo Benedetto, en referencia a los escándalos por indisciplina que están alrededor del plantel xeneize. “Tenemos que ser más profesionales. Entendimos el mensaje”, aclaró.

El primer episodio de esa naturaleza tuvo lugar el 5 de septiembre, en Avellaneda, cuando Ricardo Centurión chocó tras salir de un boliche. En aquel entonces, el entrenador, Guillermo Barros Schelotto, había pedido a sus dirigidos que "sean jugadores de Boca las 24 horas".

Luego de este episodio, Carlos Tevez y Pablo Pérez, los capitanes y referentes del plantel, convocaron a todos los jugadores a una reunión para pedir buena conducta.

Dejá tu comentario