Bieler confía en el juego de San Martín para conseguir el objetivo

El delantero santo demuestra tranquilidad y asegura que el equipo está mentalizado para enfrentar a su eterno rival este sábado. "Adentro somos 11 contra 11. La hinchada no juega", afirmó.

Con la camiseta N° 9 en sus espaldas y la cinta de capitán, condujo a San Martín a su cuarto ascenso a Primera y, con 34 años, se prepara para jugar su primer clásico tucumano oficial. Claudio Bieler, símbolo del "Santo", se prepara para jugar un partido único, como el mismo lo definió. 

 

En una entrevista concedida al departamento de prensa del club de Ciudadela, "Taca" analizó las posibilidades de su equipo para este juego, que además podría significar la salida de la zona de descenso. "Estoy tranquilo y trabajando para que las cosas puedan salir como uno quiere. A la espera del clásico, pero tranquilo. Sabiendo que tenemos que hacer un gran trabajo para conseguir el objetivo", explicó el santafesino, que pisará por segunda vez la cancha de Atlético, aunque la anterior fue durante los clásicos de invierno, en la pretemporada. El plus fue que anotó el gol que le permitió al "Santo" igualar el partido. 

El clásico tucumano se jugará el sábado, desde las 19.20, en cancha de Atlético. Fernando Rapallini será el árbitro. 

 

"Hay que tomarlo con otra dimensión, sabemos lo que significa. Son partidos aparte. Adentro somos 11 contra 11. La hinchada no juega. Vamos a estar mentalizados para hacer nuestro juego. Que los de afuera hagan la fiesta para ellos. Estamos mentalizados en sacar adelante este partido y ojalá lo podamos lograr", aseguró el delantero, que lleva 19 goles con los colores del "Santo" y los últimos tres en la Superliga. 

Al ser consultado sobre cómo se preparó el plantel, Bieler fue concreto. "Sabiendo que tenemos esa única final, no nos volvemos a ver en el resto del año. Hay que tomarlo como un partido único. Sabemos a lo que estamos jugando y ojalá que nos levantemos con el pie derecho", concluyó la carta ganadora del "Santo", para el histórico clásico de mañana.  

 

Fuente: La Gaceta

Dejá tu comentario