SALUD | cannabis medicinal |

El aceite de cannabis resultó exitoso en el 80% de casos de epilepsia

La Dra. Graciela Demirdjian, coordinadora de la Unidad de Evaluación de Tecnología Sanitaria del Hospital Garrahan, en comunicación con LV12, informó sobre el primer estudio realizado en América Latina sobre el aceite de cannabis en niños con epilepsia.

En 8 de cada 10 chicos con epilepsia, el aceite de cannabis resultó "efectivo y seguro" según los resultados obtenidos por el Garrahan en el primer estudio científico en Latinoamérica.

La Dra. Graciela Demirdjian, asesora metodológica del proyecto de investigación, dijo en el aire de LV12, que en base a la ley que se sanciono en 2017, se reglamentó investigar sobre esta patología y, probando la eficacia del aceite de cannabis y su seguridad.

“A los pacientes se les hicieron estudios. No es para cualquier epilepsia, sino para aquellos que no respondieron a una serie de medicación previa” recalcó.

Respecto a los pacientes que se sometieron a las pruebas comentó que, se ajustaron las dosis según la respuesta (positiva o no), o si tenían efectos adversos. Se los controló semanalmente en un principio y después cada mes. Y se midió la respuesta principalmente por el número de convulsiones (entre 1 y 3 crisis). La Dra. Resaltó, que se ha observado una gran disminución del número de convulsiones y además, muy pocos efectos adversos que se han podido controlar. También, se observaron otros efectos secundarios buenos, como el contacto visual, que sonrían, mejor motricidad y contacto con los padres.

image.png

“El estudio está planeado para 2 años. Los niños que ingresaron van a estar en seguimiento por ese tiempo y le vamos a repetir un estudio que hicimos al inicio, que tiene que ver con el desarrollo neurocognitivo, para asegurarnos que no hay ningún daño a tiempo prolongado. Y estos chicos además van a recibir la mediación de manera gratuita”.

En cuanto a los aceites de cannabis de venta libre declaró que, el problema no es la forma en que se consigue el aceite, sino que no se sabe que concentración tiene.

“Este protocolo fue hecho para tratar a los pacientes con esta medicación, y para asegurarnos de que no hacía daño. Se necesita un producto farmacéuticamente producido y controlado para que sepamos que es seguro”.

Para finalizar, la asesora del proyecto dijo que, la obligación como médicos, es asegurar que las medicaciones que los pacientes reciban no hagan daño y que tengan efectos consistentes.

Graciela Demirdjian.mp3

Graciela Demirdjian

Dejá tu comentario