LOCALES |

Caso “La Fronterita”: Andhes solicitará que se investigue a empresarios por crímenes de lesa humanidad

Bejas declaró la falta de mérito a favor del grupo Minetti, propietario del Ingenio La Fronterita. Tanto Andhes como el Ministerio Público Fiscal apelaron la decisión y este jueves se presentarán ante la Cámara Federal de Apelaciones para ampliar sus argumentos.


En 2017 durante la megacausa del Operativo Independencia se comprobó la existencia de un Centro Clandestino de Detención y Tortura en el ingenio La Fronterita y se condenó por ello a miembros de las Fuerzas Armadas y de la Policía. Sin embargo, para andhes y el Ministerio Público Fiscal (MPF) no sólo fueron responsables sectores militares sino que además hubo responsabilidad civil empresarial.

Las 68 víctimas de la causa fueron trabajadores y trabajadoras, que se desempeñaban tanto en la fábrica como peones de surco, de las cuales más del 30% tenían actividad sindical. 

Los dueños, accionistas y capataces del Ingenio no figuran entre las víctimas de la causa por lo que igualar victimarios y víctimas, como lo propone el  en su sentencia,  importa negar la real situación de poder feudal que detentaban los empresarios sobre los trabajadores. 

En la causa donde se investiga la participación de actores económicos en la comisión de crímenes de lesa humanidad durante el terrorismo de estado, el juez Federal Daniel Bejas declaró la falta de mérito a favor de Jorge Alberto Figueroa Minetti, Eduardo Butori, Alfredo José Martínez Minetti y Fernando Cornú de Olmos, dueños y parte de la Comisión Directiva del grupo Minetti, propietario del Ingenio La Fronterita. Tanto Andhes como el MPF apelaron la decisión y este jueves se presentarán ante la Cámara Federal de Apelaciones para ampliar sus argumentos. 

Prueba de estas circunstancias lo constituyen los numerosos testimonios vertidos en la causa, que señalan a miembros de la empresa como “entregadores” de obreros , así como también el hecho de que los secuestros se produjeron en instalaciones de la propia empresa, los secuestrados fueron retenidos y torturados en el CCD que funcionaba en la misma y en muchos casos se usaron vehículos de la empresa en los operativos de secuestro.

La empresa mantuvo silencio respecto de los delitos perpetrados contra sus trabajadores. Aun después del retorno de la democracia, jamás denunciaron los secuestros, desapariciones, tormentos y vejámenes de los que fueron víctimas sus empleados. 

El caso Ortiz

Andhes representa a los hijos de Fidel Jacobo Ortiz, quien, luego de haber sido secuestrado ilegalmente en dos oportunidades, aún hoy permanece desaparecido. Ortiz trabajaba en la empresa como obrero del surco (pelador de caña) y fue un reconocido líder sindical del campo azucarero que, por luchar por la defensa de los derechos laborales de los obreros de esta industria, resultó víctima de la maquinaria del horror. 

El caso de Fidel Jacobo Ortiz y la participación esencial del Ingenio Fronterita en la violación de sus derechos fundamentales demuestran que la impunidad por la comisión de delitos de lesa humanidad todavía en la actualidad sigue beneficiando a importantes sectores de la sociedad argentina. Para andhes resulta fundamental ensanchar los contornos del terrorismo de Estado, dando cuenta de la participación de los actores económicos en el entramado del horror, aportando a un proceso de memoria, verdad y justicia completo. Este caso es parte de un conjunto de causas que se tramitan a lo largo de nuestro país que dan cuenta que determinados grupos económicos no solo se vieron beneficiados por la dictadura, sino que también participaron activamente en la estructura del terrorismo de Estado.

Dejá tu comentario