Copa Libertadores: la superfinal entre Boca y River fue suspendida

La cancha no está en condiciones para el juego. El partido se jugará mañana a las 16:00. La región en la que está la provincia de Buenos Aires sigue en estado de alerta meteorológico por lluvias intensas.

La disputa de la Superfinal entre Boca y River sigue en suspenso por las malas condiciones meteorológicas. La lluvia no cesa y, por eso, la Conmebol les pidió oficialmente a los planteles de ambos equipos que todavía no salgan hacia La Bombonera porque aún no hay una definición sobre si se jugará el partido.

El reflejo de este pedido se observó claramente en el hotel donde concentra el "Xeneize": los jugadores habían subido al micro para ir hacia el estadio, pero de repente comenzaron a bajar y regresaron al lugar donde permanecen alojados.

La persistencia de las precipitaciones que desde anoche caen sobre la Ciudad de Buenos Aires pusieron en serio riesgo el match:  como anunció el Servicio Meteorológico Nacional (SMN), la jornada del sábado en la ciudad de Buenos Aires está marcada por una fuerte tormenta que afectó el terreno de juego de la Bombonera.

El problema es que no hay perspectivas de que las condiciones climáticas vayan a mejorar a corto plazo; según supo Infobae, autoridades de la Conmebol pidieron un pronóstico extendido a los responsables del Aeroparque metropolitano y las novedades no fueron alentadoras: se espera que las lluvias continúen a lo largo de toda la jornada. Por esa razón, se evalúan seriamente dos posibilidades: postergar por unas horas  el encuentro, o directamente suspenderlo y reprogramarlo.

En el campo de juego del estadio "xeneize" se observan importantes espejos de agua; por un  momento el terreno drenó, pero un nuevo chaparrón volvió a complicar el estado de la cancha de Boca.

Fuente: Infobae

Dejá tu comentario