Con un proyecto de educación emocional fortalecen la autoestima de los chicos

A diez años de la ola de suicidios en Rosario de la Frontera, el Instituto del Carmen N° 8196, busca dar una respuesta sistemática a la problemática.

Entre 2009 y 2010, la ciudad de Rosario de la Frontera, al sur de Salta se vio conmocionada por una ola de suicidios realizados por adolescentes de entre 13 y 16 años. En su momento se barajaron diferentes hipótesis: desde un juego satánico, la provocación y la imitación por parte de los jóvenes, luego de que se conociera como se suicidó la primera víctima.

La ciudad de Rosario, con más de 30.000 habitantes, quedó marcada para siempre. Profesionales de diferentes áreas fueron a investigar lo sucedido. Mientras tanto, las instituciones locales comenzaron a pensar cómo fortalecer a los jóvenes de la ciudad, brindándole herramientas que permitiesen que lleven adelante una vida saludable. La directora     del Instituto del Carmen N° 8196, María Laura Rivero, llevó a proponer al equipo docente la elaboración de un Proyecto Educativo innovador desde la Educación Emocional que diera respuesta de manera sistemática a la compleja problemática.

¿Cómo surge la idea del proyecto escolar “Dueño de mis emociones”?

A finales de 2015 empezó a diseñarse el Proyecto “Dueño de mis Emociones” y a inicios del período lectivo 2016 se llevó a la práctica bajo la modalidad Taller. Todos los viernes del año lectivo los alumnos de la institución participan de Talleres de Autoestima, Automotivación, Mediación y Resolución de conflictos, Resiliencia, entre otros.

Luego de la ola de suicidios de adolescentes y jóvenes en la ciudad de Rosario de la Frontera, observamos una mayor conflictividad entre los estudiantes. La incapacidad para comunicarse de manera asertiva y empática, dificultad para convivir con la frustración y aceptar los errores propios como oportunidad para seguir aprendiendo, incapacidad para superar las dificultades y obstáculos que plantea la vida escolar, familiar y social; el impedimento para tomar decisiones de manera reflexiva, desapego por aprender y desprecio de las normas de convivencia que rigen la vida institucional fueron los motivos por los cuales encaramos este proyecto.

 

¿Cómo trabajan la temática en cada área y se capacitan a docentes?

La institución cuenta con divisiones únicas de 1° a 7° grado de enseñanza primaria. Cada docente de grado es responsable del Taller cuya temática se elige al iniciar el año lectivo. Durante cuatro viernes consecutivos lleva adelante su taller en un grado y luego rota por los otros seis restantes. Así, al cabo de 28 semanas todos los alumnos de nivel primario abordan las siete temáticas sobre Educación Emocional.

En Nivel Inicial, cada maestra jardinera es responsable de brindar a los niños de su Sala los mismos talleres que reciben los alumnos en primaria.

Además de los talleres, la Educación Emocional se aborda de manera transversal en todas las áreas curriculares. Así Educación Artística, Educación Física, Educación Religiosa y Lengua Extranjera también se nutren de la educación emocional y, a su vez, contribuyen a la realización de la persona del alumno: El arte en todas sus expresiones; el teatro, la música, la expresión corporal, las danzas, la práctica de deportes son espacios para desarrollar la creatividad y fortalecer la autoestima de los niños en la institución. Desarrollar la interioridad, el conocimiento de uno mismo contribuyen a lograr un estado de bienestar interno del niño y le ayudan a descubrir el sentido de su propia existencia.

 

¿Qué resultados observaron y cómo toman los alumnos las clases?

Luego de cuatro años de ardua labor en materia de Educación Emocional, los miembros de la Comunidad de Aprendizaje del Instituto del Carmen N° 8196 comenzamos a ver los frutos de ese trabajo sistemático. Los niños se muestran cada vez más seguros de sí mismos, resilientes, capaces de superar dificultades en el ámbito académico, la pérdida de algún ser querido, el duelo por la separación de sus padres, el hecho de dejar a los amigos de toda la vida porque sus padres ahora trabajan en la Ciudad Termal.

En su gran mayoría, se interesan por aprender y entender el mundo en el que viven. A partir de la Teoría de la Complejidad que fortaleció todo el proyecto educativo del Instituto a partir del 2019, comprenden que necesitan una visión más amplia para vivir en el mundo del siglo XXI: todo tiene que ver con todo. Y se reconocen protagonistas.

Son proactivos, solidarios, empáticos, comprometidos con el crecimiento de la sociedad a la que pertenecen. Participan de eventos solidarios junto a entidades de bien público, son grandes artistas que disfrutan de espectáculos culturales que los tienen como protagonistas arriba y abajo del escenario. Obras de Teatro, Musicales, Muestras de Actividades Artísticas, Olimpiadas, Jornadas tales como “Vida en la Naturaleza” son algunos de los eventos en los que toman parte con alegría y entusiasmo. Además, participan de entrevistas en programas de radio y televisión. Realizan viajes educativos y llevan adelante Relatos de Experiencias en distintos lugares de la provincia de Salta sobre el Proyecto “Dueño de mis emociones”.

Saben demostrar sus afectos, saben transitar sus emociones, dialogan en caso de diferencias, median en conflictos dentro y fuera de la institución, se reconocen seres únicos, irrepetibles, dotados de inteligencias múltiples. Aceptan y valoran la diversidad.

Trabajan en proyectos conjuntos con la Municipalidad de Rosario de la Frontera en pos del cuidado del medio ambiente, del uso responsable de los recursos naturales y del tratamiento de los residuos.

Fuente: La Gaceta de Salta

Dejá tu comentario