INTERNACIONALES | cuarentena | coronavirus | Holanda

Cuarentena inteligente en Holanda: el testimonio de una tucumana

La tucumana Gabriela Guzmán contó desde Ámsterdam sobre la cuarentena inteligente que se implementa en Holanda a raíz del rebrote de casos de coronavirus.

"Se empezó en marzo de este año con la cuarentana inteligente en Holanda, no era total como fue en Italia y en España. El gobierno planteó que sea de esta manera para cuidar la parte económica, se podía salir y los negocios estaban abiertos, salvos los cines y restaurantes", comenzó explicando la tucumana Gabriela Guzmán en LV12.

"Al principio hubo más restricciones, cuando comenzó el verano europeo se relajó mucho más. Se permitían reuniones de hasta diez personas y los restaurantes se abrieron de nuevo, se hacía un poco más de vida normal".

Gabriela Guzmán, es diseñadora gráfica, nació en Concepción y hace más de 9 años que vive en la capital de Holanda.

"Tras el verano hubo un incremento de casos de coronavirus, por eso desde hace tres semanas volvimos a una cuarentena inteligente, los bares y restaurantes cerraron de nuevo, los únicos que van al colegio son los del primario y secundario, y se recomienda trabajar desde la casa", contó la tucumana.

image.png
Coronavirus: Holanda apuesta la cuarentena inteligente.

Coronavirus: Holanda apuesta la cuarentena inteligente.

Por otro lado, aseveró que "Holanda ocupa el segundo puesto en el ranking de los países europeos con la mayor cantidad de infectados. Preocupa el sistema de salud, y la cantidad de gente que está en cuidados intensivos. Hay algunos pacientes que fueron trasladados a hospitales de Alemania porque no hay lugar en Holanda".

Con respecto al efecto del coronavirus en la sociedad, sentenció que "hay mucha gente que se cuida pero no hay una conciencia general. Desde hace una mes es obligatorio el uso de la máscara en lugares cerrados y públicos, los jóvenes no toman conciencia la semana pasada hicieron una fiesta electrónica todos amontonados. Hay gente que no respeta las distancias".

A inicios de octubre se registró la primera muerte en el mundo de una reinfectada por coronavirus. Una holandesa de 89 años, con cáncer y otras comorbilidades, se convirtió en la primera víctima fatal de la enfermedad tras curarse en un primer contagio.

Los investigadores detallaron que las pruebas de anticuerpos dieron negativas, es decir, que su cuerpo no había construido defensas contra la enfermedad o estas habían sido muy bajas, lo que propició el nuevo contagio, y afirmaron, además, que esta segunda infección fue “más grave” que la primera, en cuestión de síntomas y severidad en el tiempo de deterioro.

Dejá tu comentario