SALUD |

"Cuello de WhatsApp", "pulgar atascado": los nuevos nombres de patologías ligadas a la tecnología

"Cuello de WhatsApp" , ojo seco, "pulgar atascado", tendinitis del túnel carpiano y trastornos circulatorios en las piernas son algunas de las dolencias de este siglo que aparecen "cada vez con más frecuencia".

"Las personas pasan entre dos y cuatro horas por día con la cabeza inclinada hacia el celular, lo que genera el llamado cuello de WhatsApp, que ocasiona dolor debajo de la nuca, en la cervical y desórdenes musculoarticulares leves", explicó a la agencia Télam el kinesiólogo Diego Castagnaro.

El uso excesivo de celulares también puede ocasionar "pulgar atascado", que ocurre cuando "las articulaciones del pulgar permanecen mucho tiempo hacia la cara interna de la mano", explicó.

Castagnaro recomendó algunas medidas para aliviar el dolor, como "usar el teléfono estando sentados y apoyarlo sobre el escritorio".

También se aconseja "situar el equipo a la altura de los ojos para evitar flexionar la columna, usar almohadillas de descanso cuando se trabaja con mouse, elongar y hacer actividad física de bajo impacto, como natación o pilates".

En ese sentido Gonzalo Yamauchi, presidente de la Asociación Latinoamericana de Medicina Músculo-esquelética (LAOM), señaló que la primera línea de tratamiento son los anti-inflamatorios y relajantes musculares.

Otra de las patologías que está en aumento por el uso de dispositivos electrónicos es el síndrome de ojo seco, que puede afectar "a tres de cada diez personas" aseguró el oftalmólogo Alejandro Aguilar, fundador y expresidente de la Sociedad Argentina de la Superficie Ocular (SASO).

El profesional detalló que las causas "son la creciente polución ambiental, la climatización artificial de los ambientes cerrados y la alta exposición a las pantallas", aseguró Aguilar.

Y describió: "Gráficamente podemos decir que el ojo funciona como el limpiaparabrisas de un auto: si lo encendés con el vidrio seco, te lo raya y lo arruina. Lo mismo ocurre con el párpado y la córnea: sin lubricación, el párpado la lastima".

 

Por su parte Alejandro Berra, investigador principal del Conicet y presidente de la Saso, precisó que permanecer más de cinco horas al día con la vista en la pantalla de la computadora, el celular o el televisor "favorece la aparición de esa condición". "Quienes están más tiempo frente a la pantalla parpadean menos, y por lo tanto las lágrimas se evaporan más rápido. Muchas veces, los dispositivos no están ergonómicamente ubicados ni a la distancia adecuada, y también puede incidir la calibración del brillo", detalló Berra.

Agencia Télam.

Dejá tu comentario