SALUD |

Cuerpo sano, mente sana: deportistas desde chicos

Las recomendaciones internacionales indican para ellos 60 minutos diarios de actividad física. Cuándo pueden comenzar con los deportes. Consejos de especialistas.

El ejercicio ayuda a los más pequeños no sólo tener a una mejor calidad de vida, sino también a adquirir de nuevas habilidades motrices y sociales. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda, a partir de los 5 años, 60 minutos diarios de actividad.

Correr por correr, andar en bicicleta, así como cualquier otra actividad física, es parte natural de sus vidas. ¿Pero cómo y cuándo pueden comenzar a practicar un deporte?

 “Entre los 5 y 6 años los chicos ya pueden comenzar a practicar deportes grupales como básquet, fútbol o tenis, y también individuales como el tenis”, recomienda la pediatra y deportóloga María Guinot, secretaria del Comité de Deportes de la Sociedad Argentina de Pediatría (SAP).

La OMS recomienda comenzar de a poco y aumentar con el tiempo la duración, la frecuencia y la intensidad de la actividad. La organización también señala que si los niños no realizan ningún tipo de ejercicio, cualquier actividad inferior a los niveles recomendados será más beneficiosa que o hacer nada.

Guinot sugiere las escuelas deportivas en las que los chicos pueden practicar varias actividades. “No hay que imponerles un deporte, tienen que ir probando, viendo que es lo que más les gusta, no hay que elegir por ellos”, advierte. Antes de comenzar con la práctica, Guinot recomienda una visita al pediatra para que, después de una revisación, dé el apto físico. 

 

Correr es cosa de chicos

Entre las actividades que están ganando adeptos, aparece el running, porque correr también es cosa de chicos. Muchos de ellos participan de carreras y se suman a grupos de entrenamiento infantiles.

 

Jugar más

La infancia es un momento crucial en la formación de los cimientos de la personalidad. En esta etapa los más pequeños tienen que dedicarse a los juegos, a la vida al aire libre, a los momentos de ocio. 

“Muchas veces los niños se encuentran cumpliendo el deseo insatisfecho de los padres que quisieron ellos mismos conquistar el éxito en ese deporte y no lo lograron. El niño depende sobremanera de la opinión, comentarios y hasta de la presencia expectante y vigilante de los padres. Todo influye notablemente en su autoestima, y ésta varía generalmente según lo que capte de los adultos (padres y profesores)”, concluye la psicóloga.

Fuente: Clarin

Dejá tu comentario