LOCALES |

Jóvenes del Hogar Goretti visitaron su nueva Casa de Medio Camino

La Casa de Medio Camino es una experiencia única en el país, destinada a jóvenes en proceso de egreso de hogares e institutos estatales.

En esta oportunidad, el ministro de Desarrollo Social, Gabriel Yedlin, junto a la secretaria de Niñez, Adolescencia y Familia, Sandra Tirado, el director de Juventud, Cristian Arroyo, y el secretario General del Sindicato de Trabajadores de la Vivienda (SITRAVI), José Ramos; visitaron la casa asignada por el Instituto Provincial de la Vivienda.

Al respecto, Yedlin expresó: “Es una política pública que venimos implementando hace dos años. Primero fue la casa de varones, y ahora de mujeres, gracias a la mirada comprensiva de nuestro Gobernador para con la necesidad de egreso de estos chicos. El Ministerio cuida niños y niñas, que por motivos complejos de vulneración de derechos, carecen de cuidado parental. Si bien, algunos vuelven a su lugar de origen o son adoptados, existe una gran mayoría que transita toda su niñez en estos hogares y que llegado los 18 años, en teoría, deben estar en condiciones de vivir solos y el Estado se retira del cuidado”.

“Y consideramos que esto no está bien ya que cuando cumplen 18 años, necesitan seguir recibiendo el acompañamiento del Estado. Son chicos que durante su vida, no fueron a hacer compras, o pagaron una boleta, etcétera. El programa de autonomía progresiva viene a desarrollar esto, a brindar herramientas para que empiecen a adquirir ciertas destrezas y ser ellos los responsables de sus vidas. Es una experiencia única en el país, no hay en la Argentina algo similar a cargo del Estado”, agregó el ministro.

Por su parte, Tirado manifestó: “La idea es que una vez que las chicas egresen de los institutos, puedan continuar sus vidas en estas casas, con un sistema de protección estatal. Como veníamos cuidándolas en el Hogar, pero con un proceso de lo que llamamos Autonomía Progresiva, es decir que empiezan a desarrollar sus proyectos de vida, vinculados al estudio, al trabajo, o a lo que deseen hacer. En esta casa, ya empiezan a desplegar tareas propias del hogar, con lo cual incorporan herramientas para una vida independiente”.

A su turno, el subdirector del Goretti, Armando Ávila, explicó: “Esta es una nueva casa que se suma, y que viene a fortalecer al proceso de egreso de los niños y adolescentes institucionalizados dentro del sistema proteccional provincial. Es una experiencia única, esta casa ayuda a extender el proceso de egreso, a fortalecer a la autonomía progresiva, y sobre todo, a que esta instancia sea lo más saludable posible para los adolescentes. Los resultados son evidentes, ya lo hemos comprobado con la casa de varones”.

“La idea es que una vez que tengan definidos sus proyectos de vida, puedan seguir el camino solas, pero hasta que eso suceda, cada una tiene su referente y el Estado está a la par de ellas en todo momento”, agregó el funcionario.

También, Ramos destacó: “Es un orgullo poder acompañar al Ministerio en este programa tan importante, que hace tanto bien a la juventud y les da una oportunidades a las chicas. Un espacio en donde aprenden a vivir de manera independiente pero con el acompañamiento del Estado. Para nosotros es un honor haberlos acompañado con la entrega de esta casa. Es la primera vez que esto sucede en el país, y me parece que es una iniciativa que deberían replicar todos los institutos de vivienda del país”

Por último, las jóvenes que pronto vivirán en el lugar, compartieron: “Hace un mes aproximadamente que formo parte de esta casa. Me gusta estar acá, porque por fin logré salir del hogar y puedo estar más cerca de mi hermana. A futuro, quiero terminar el colegio, principalmente, y me gustaría ser maestra”, contó Rocío futura integrante de la Casa de Medio Camino.

Brenda, otra de las jóvenes adolescentes, detalló: “Es una nueva experiencia, que en parte nos genera nervios y emociones diferentes. Vamos a aprender a vivir solas, hacer cosas sin que nadie nos esté diciendo lo que tenemos que hacer. Me encantaría ser maestra jardinera, así que quiero terminar la escuela a tiempo para concentrarme en eso”

“A mediados de año aproximadamente será mi ingreso y tengo muchas expectativas de esta nueva etapa. Es muy distinto a lo que estábamos acostumbradas, porque tendremos que cocinarnos y hacer las cosas solas. Quiero estudiar abogacía, me parece una carrera muy linda y es a lo que me quiero dedicar”, concluyó Carla, también parte del programa Autonomía Progresiva.

¿Qué es una Casa de Medio Camino?
Es una herramienta para que los adolescentes en situación de egreso de hogares e institutos del Ministerio de Desarrollo Social, tengan una casa donde vivir, en donde reciben la contención necesaria y acorde al momento que les toca atravesar.

Cuando una persona cumple 18 años, debe asumir nuevas responsabilidades en su vida, y en este sentido, las casas de medio camino les brinda las herramientas necesarias para lograr su autonomía progresiva. En el lugar, permanecen hasta los 21 años, pero el proceso puede finalizar antes si la joven ya está en condiciones de vivir sola.

Dejá tu comentario