Deforestación en el Gran Chaco: los bosques nativos sufren como la Amazonia

Según Greenpeace, Santiago del Estero, Chaco, Formosa y Salta concentran el 80% de los desmontes de país. Por qué nuestra Provincia se convirtió en la principal fuente de emisiones de carbono del norte argentino.

Un informe de Greenpeace de julio de 2019 advirtió sobre la cantidad de bosques que se pierden en las provincias de norte del país. Según la organización ambientalista, cuatro provincias concentran el 80% de los desmontes de la Argentina: Santiago del Estero, Chaco, Formosa y Salta. El dato devastador: el 36,3% de la superficie deforestada durante el lapso analizado correspondió a bosques nativos.

La zona del “Gran Chaco” de Argentina es la segunda ecorregión boscosa más extensa del continente americano y una de las áreas más ricas en biodiversidad del planeta que ayuda a mitigar el cambio climático y que, además, alberga una vegetación y vida silvestre únicas que incluyen 3.400 especies de plantas, 500 especies de aves, 150 mamíferos, 120 reptiles y 100 anfibios.

 

 

Si bien actualmente se habla mucho de la pérdida ambiental que se está ocasionando por los cientos de focos de incendio en la selva amazónica en Brasil, Argentina (en las provincias recién mencionadas) perdió 113.000 hectáreas de bosques nativos en 2018, según Greenpeace. A su vez, la Secretaría de Ambiente de Argentina estimó que entre 1990 y 2014 se deforestaron 7.226.000 hectáreas de bosques (una superficie similar a la de Holanda y Bélgica).

Además, en los últimos años, la FAO, Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, ubicó a Paraguay, Argentina y Bolivia entre los diez países que más desmontaron entre 2010 y 2015.

 

 

En 2014, en su Quinto Informe de Evaluación, el Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC) advirtió que “el 4,3% de la deforestación global ocurre en Argentina”, y que “la deforestación en el bosque chaqueño se ha acelerado en la última década a partir de la expansión agrícola, convirtiéndose así en la principal fuente de emisiones de carbono del norte argentino”.

 

 

“Cada año en Argentina se destruyen 100.000 hectáreas de bosques por ganadería intensiva, más del doble que por agricultura”, explicó Hernán Giardini, coordinador de la campaña de Bosques de Greenpeace.

 

 

Los bosques nativos se encuentran en peligro en Argentina, no por los incendios, sino por una gran problemática que dista de estar resuelta: el avance de la frontera agropecuaria (ganadería intensiva y soja transgénica).

Fuente La Gaceta

Dejá tu comentario