SALUD |

Hay alerta por el dengue en el país y afirman que creció el riesgo para fiebre amarilla

La Secretaría de Salud pidió intensificar la vigilancia. Fue tras confirmar que este año ya hubo 35 casos de dengue y que el 80% no había viajado. La importancia de la prevención.

Fiebre, dolor articular, náuseas. Los síntomas manifestados por ocho jugadores de Colón encendieron la alarma en el club sabalero, ante la sospecha de que podían haber contraído dengue. Al final, los análisis a los futbolistas dieron negativo, pero el virus transmitido por el mosquito Aedes aegypti circula en forma autóctona en Santa Fe -donde pertenece el equipo- y también se registran casos en Misiones, Formosa, Salta y la Ciudad de Buenos Aires, según una alerta epidemiológica emitida por la Secretaría de Salud de la Nación, que advierte que en las primeras semanas del año se vienen registrando casos positivos “en forma sostenida”, por lo que llama a intensificar la vigilancia. Apunta también que la situación de la fiebre amarilla en Brasil aumenta el riesgo en las zonas de frontera y para viajeros que no estén vacunados.

El boletín contabiliza en lo que va del año 35 casos positivos de dengue: 28 sin antecedentes de viaje y 7 correspondientes a personas que se habían trasladado a otras zonas antes del inicio de los síntomas.

La transmisión localizada se da en tres áreas Orán y Tartagal (en Salta) y la ciudad de Santa Fe. También hubo casos aislados en Puerto Iguazú (Misiones), Ingeniero Juárez (Formosa) y Ciudad de Buenos Aires. En Capital, de acuerdo al último boletín epidemiológico porteño, cuatro personas contrajeron la enfermedad: tres integrantes de una familia que había vacacionado en Brasil y un chico de 15 años, sin antecedente de viaje, que presentó buena evolución.

“Por el movimiento de personas, todos los años puede haber casos importados. Tiene valor conocerlos porque potencialmente son fuentes de infección para nuestros mosquitos. Pero lo que más nos preocupa es cuando tenemos casos autóctonos, porque con la transmisión localizada, que puede darse hasta mayo, empieza el brote”, explica a Clarín Tomás Orduna, jefe de Medicina Tropical y del Viajero del Hospital Muñiz.

La circulación viral este año empezó tarde en comparación con la epidemia de 2016, que dejó 11 muertos. En aquella oportunidad, para fines del año anterior ya se registraba una importante y sostenida transmisión en Misiones y Formosa. El especialista afirma que el retraso en el inicio no es motivo para “cantar victoria”. Hace 10 años, el inicio de otro brote importante se dio justo para esta época. “No hay predicciones posibles en dengue, excepto que la magnitud de los brotes está fuertemente asociada a la falta de control de mosquitos. Cuantos más haya, más gente presentará cuadro clínico”, enfatiza.

Además del dengue, las autoridades sanitarias instan a “intensificar la vigilancia epidemiológica de casos y sensibilizar la sospecha clínica” de otros arbovirus, entre ellos fiebre amarilla en personas que hayan estado en áreas de riesgo. Es que Brasil está transitando el período de mayor transmisión: ya hubo 12 casos, incluidas seis muertes, en el estado de San Pablo. Y se confirmó un caso en Antonina, en el litoral del estado de Paraná, donde también se hallaron monos muertos. En el período 2016-2017 se registraron en el país vecino 778 casos con 262 muertes, cifras que en 2017-2018 se elevaron a 1.376 y 483 fallecimientos.

La situación “marca el inicio de lo que podría ser una tercera ola y la progresión del brote hacia el sudeste y sur del país”, lo que configura un aumento del riesgo para las áreas limítrofes de Argentina (fundamentalmente Misiones y Corrientes) y para viajeros no vacunados, advierte el reporte de la Secretaría de Salud.

Argentina no tiene casos autóctonos de fiebre amarilla desde 2008. El año pasado, siete turistas no vacunados contrajeron la enfermedad y tres de ellos murieron. “En el noreste, la presión es fuerte por Brasil y hay que vigilar, como lo venimos haciendo. La vacuna para áreas donde está recomendada es fundamental”, subraya Orduna. Deben aplicársela los residentes argentinos en zonas de riesgo; y quienes viajen a zonas con circulación del virus -se recomienda consulta médica previa- preferentemente 10 días antes de la partida.

Por consultas sobre fiebre amarilla: 0800 222 0651 o en https://www.argentina.gob.ar/salud/fiebreamarilla

Fuente: Clarín

Dejá tu comentario