GOB AGO (Salud)-(2).gif
ECONOMIA | derrota | Gobierno | elecciones

La derrota provocaría un giro hacia políticas más populistas

El diario Británico Financial Time destacó que la derrota del peronismo en las últimas elecciones a mitad de mandato puede no mejorar las perspectivas del país

Una inesperada y contundente derrota del gobierno en las elecciones primarias de mitad de término del domingo podría parecer una buena noticia para los inversores, que están deseosos de que Argentina recorte el gasto, reduzca la inflación y llegue a un acuerdo con el FMI para reestructurar una deuda de u$s 45.000 millones.

Pero es demasiado pronto para celebrar. El mal resultado del partido peronista de izquierda del presidente Alberto Fernández no anuncia necesariamente una mejor política económica o una victoria de la oposición en las elecciones presidenciales de 2023. A corto plazo, podría provocar un giro hacia políticas más populistas.

Los peronistas obtuvieron sólo el 31% de los votos, mientras que la coalición Juntos, favorable a los inversores, obtuvo el 40%. Si este resultado se repitiera en las elecciones parlamentarias de noviembre -lo que no es seguro-, Fernández perdería su mayoría en el Senado y Juntos se convertiría en el mayor bloque de un solo partido en la Cámara Baja, aunque todavía sin la mayoría general.

Las razones de la derrota no son difíciles de encontrar. Fernández heredó una economía en recesión, pero no cumplió sus promesas de reducir la pobreza y mejorar el nivel de vida. La pobreza ha aumentado, mientras que la inflación y el desempleo siguen siendo obstinadamente altos.

"La economía jugó un papel mucho más importante en las primarias de lo que el gobierno esperaba", dijo Juan Cruz Díaz, director general de Cefeidas Group, una consultora de asesoría de riesgos en Buenos Aires. "El gobierno esperaba que el avance de las vacunas tuviera un efecto mayor, pero no fue así". "La economía jugó un papel mucho más importante en las primarias de lo que el gobierno esperaba", dijo Juan Cruz Díaz, director general de Cefeidas Group, una consultora de asesoría de riesgos en Buenos Aires. "El gobierno esperaba que el avance de las vacunas tuviera un efecto mayor, pero no fue así".

Los votantes también expresaron su enojo por el manejo de la pandemia. Fernández impuso uno de los cierres más largos del mundo, paralizando la economía. Pero la laxitud en la aplicación de la ley y la necesidad de los argentinos más pobres de salir a ganarse la vida hicieron que disminuyera el cumplimiento de la ley y aumentaran las tasas de mortalidad por Covid.

Mariel Fornoni, directora de la consultora Management & Fit, dijo que seis de cada 10 votantes en sus encuestas estaban en desacuerdo con el manejo de la pandemia por parte del gobierno, y siete de cada 10 con su gestión económica. "Mucha gente estaba tan enojada que directamente no quería responder", dijo.

La reciente publicación de fotografías que mostraban a Fernández celebrando una fiesta de cumpleaños ilegal en la residencia presidencial durante el momento álgido de la cuarentena fue un motivo clave para el descontento de los votantes. "Mucha gente en ese momento estaba teniendo que despedirse de sus seres queridos por vídeo o estaba cerrando sus negocios, así que esto realmente tocó un nervio", dijo Fornoni. Además, el escándalo de las personalidades del gobierno que se saltaban la cola de las vacunas reforzó la percepción de una administración que cuidaba de los suyos.

Fernández aún no ha indicado cómo responderá el Gobierno a la derrota. Es probable que Cristina Fernández de Kirchner, la vicepresidenta y el verdadero poder detrás del trono, presione para que se produzca una remodelación del gabinete para impulsar la influencia de su facción más radical. Es poco probable que esto ayude en las urnas; las regiones controladas por los aliados de Fernández de Kirchner obtuvieron resultados tan malos como las cercanas a la presidenta. Pero con Argentina todavía fuera de los mercados de deuda internacionales y la economía en dificultades, el espacio para nuevos aumentos del gasto público es limitado.

La oposición tiene sus propios problemas. La votación del domingo fue más una protesta que un respaldo rotundo a Juntos, a quien muchos recuerdan por la mala gestión de la economía en 2018-19. La sombra del impopular ex-presidente Mauricio Macri planea sobre la coalición.

El incierto panorama ayuda a explicar la apagada reacción inicial a la votación del domingo en los mercados financieros. Aunque el Gobierno puede verse obligado a moderar la política económica, hay margen para sorpresas desagradables. Estas podrían incluir un despilfarro financiado mediante la impresión de dinero, una mayor intervención en la economía o desavenencias dentro del bloque peronista en el poder. Argentina es conocida por decepcionar a los inversores y es poco probable que estas elecciones sean una excepción.

FUENTE: El Cronista

Dejá tu comentario