NACIONALES |

Día del niño en Argentina: historia y por qué se festeja en agosto

Empezó a festejarse después de la Declaración de los Derechos del Niño de 1959. En Argentina, siempre fue en agosto.

Desde hace 60 años, un montón de años en la vida de una persona y también en la de un país joven como el nuestro, Argentina festeja el Día del Niño en agosto. Ya está en la agenda, claro. Del corazón y de las celebraciones nacionales. Día de rondas, juegos, regalos, hasta de tortas aún con bebés que apenas saben gatear. Pero son los niños, nuestros hijos, nuestros sobrinos, nuestros nietos.

La fecha del festejo del Día del Niño, por pedido de la Cámara Argentina de la Industria del Juguete (CAIJ), desde el año 2013 se realiza el tercer domingo de agosto. O sea que este domingo 16 de agosto, aún con distanciamiento social, con zoom y festejos varios que llegaran por las webcam de las computadoras y con regalos generalmente comprados de manera online, será un día de fiesta, inolvidable para los niños de nuestro país.

image.png

Pero no siempre se festejó el tercer domingo de agosto. Incluso en el origen más lejano de este día festivo tienen mucho que ver la muerte de muchos niños ocurridas en la primera parte del Siglo XX y la conciencia de los países por preservar a los niños. Pero se festeja el domingo. Y hay una historia del Día del Niño en Argentina y un por qué se festeja en agosto.

¿Por qué en la Argentina el Día del Niño es el tercer domingo de agosto?

En la Argentina la práctica de celebrar el Día del Niño data de 1960, y es una de las fechas especiales más jóvenes del calendario local.

En 1956 la Organización de las Naciones Unidas (ONU) eligió el 20 de noviembre como Día Internacional del Niño recomendó que cada país celebre este día, en la fecha en la que lo considere más conveniente.

Dos años después, según consta en la página web de la Cámara Argentina de la Industria del Juguete (CAIJ), sus socios "reconocieron en 1958 la necesidad de contar con una fecha en el calendario para conmemorar la infancia, la fraternidad y la comprensión de los niños y niñas. Es por eso que nuestro país fue pionero en dar un reconocimiento y homenaje a nuestros niños y niñas".

Vale la pena recordar que la Argentina eligió, entonces, el primer domingo de agosto, fecha en la que se celebró el Día del Niño en el país durante décadas.

Así fue hasta que en 2003, por pedido la Cámara Argentina del Juguete, se trasladó la celebración al segundo domingo del mismo mes, con la idea de potenciar el consumo en ese sector, considerando que para esa fecha era más probable que las personas en relación de dependencia hubieran cobrado sus haberes y podrían destinar parte del mismo a comprar regalos y actividades para los más chicos.

Desde 2013, también por otra solicitud de la misma entidad en vistas al motivo económico pero también a que la fecha coincidía con la de las elecciones primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias (PASO) de ese año, la fecha del Día del Niño pasó al tercer domingo del mes.

Desde entonces en la Argentina el Día del Niño se celebra el tercer domingo de agosto, y este año caerá en el día 16 de ese mes.

En Chile el Día del Niño también se celebra el tercer domingo de agosto. En el caso de Paraguay el Día del Niño es el 31 de mayo, en Colombia es el último sábado de abril y en México el 31 de ese mes.

Origen de la celebración del Día del Niño

En la mayoría de los países en los que se festeja el Día del Niño esta fecha cae el 20 de noviembre. Se eligió esa jornada para celebrar el Día Universal del Niño en 1954, y la estableció la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Una de las primeras referencias más fuertes sobre el Día del Niño la encontramos en la Declaración de los Derechos Humanos de 1948, carta en que estaban implícitos los derechos de los niños y las niñas como pertenecientes al género humano, aunque no lo suficientemente explícitos.

Sucede que tras la Primera Guerra Mundial, a raíz de los destrozos humanitarios que tuvieron lugar en Europa, se comenzó a generar conciencia sobre la necesidad de la protección especial para los infantes.

En 1924, la Liga de las Naciones, un antecedente de la ONU, adoptó la Declaración de Ginebra sobre los Derechos del Niño, el primer texto que reconoce la existencia de derechos específicos para las niñas y niños del mundo.

FUENTE: Iprofesional

Dejá tu comentario