SALUD | Diego Staropoli | cáncer de mama | tatuaje

Diego Staropoli, un artista que "reconstruye" con tatuajes

LV12 se comunicó con Diego Staropoli, quien dijo "llevamos tatuadas hasta el día de la fecha 2.100 mujeres, eso se hace de forma gratuita".

Diego Staropoli, es un reconocido tatuador que hace ocho años decidió empezar a tatuar mujeres sometidas a una mastectomía a causa del cáncer de mama. Con el objetivo de devolverles una sonrisa, ya lleva tatuadas 2.100 mujeres de forma gratuita.

LV12 Radio Independencia se comunicó con el artista, quien contó cómo empezó, los motivos que lo impulsaron, sus emociones y sobre la labor de transformar el dolor en arte.

Diego Staropoli

“Es algo que hacemos hace ocho años. Empezamos a tatuar mujeres que padecían la enfermedad cáncer de mama, nosotros no sólo reconstruimos las areolas mamarias después de que ellas pierden las mamas, nosotros mediante un tatuaje de forma permanente le devolvemos esa posibilidad de seguirse viendo frente a un espejo de la mejor manera que pueden, es algo tan emocional para las mujeres”, contó a LV12.

Con una historia muy de cerca con el cáncer, Diego cuenta que fueron muchos los familiares que padecieron la enfermedad y eso lo llevó a conocer que “que las mujeres no recuperaban nunca la areola mamaria" y eso lo llevó a ver "en el tatuaje la posibilidad de devolvérselas”.

En lo que respecta a la Ley 26.872 de Cobertura de Cirugía Reconstructiva, sancionada en el año 2013, Steropoli dijo, “esta ley habla de lo que son las prótesis mamarias, para quienes no tienen obra social, prácticamente es imposible que el Estado se las pueda costear pero más allá de que se costeen las prótesis, el tema de la areola mamaria no está considerado como algo importante para quienes se ocupan de esto y nunca tienen la posibilidad de hacérselo. A veces no tienen la posibilidad económica de hacérselo al tatuaje, nosotros lo hacemos de forma gratuita”.

De la tristeza a una sonrisa emocionante

Las mujeres que llegan al arte de Diego, son generalmente por recomendaciones de cirujanos, organizaciones y fundaciones, pero principalmente por la viralización de su labor en las redes sociales, lo cual incluso, lo llevó a recorrer América Latina en un motorhome, acompañado de su familia, viaje en el que terminó tatuando a 320 mujeres de distintos países.

Es así que, las mujeres “cuando llegan, llegan con mucho miedo, vergüenza, hay muchas que ni siquiera se muestran delante de sus maridos en la intimidad y mostrarles las heridas y cicatrices a una persona toda tatuada que no vieron en su vida es más complejo aún, con mucho miedo también asociado al dolor”.

El tatuaje es muy rápido, nosotros tenemos un formato de trabajo que en 15, 20 minutos la mujer está afuera y se va totalmente distinta. Se miran al espejo y lo primero que ves en ellas es como se les va transformando la cara, la reacción, la felicidad, la emoción. El tatuaje es muy rápido, nosotros tenemos un formato de trabajo que en 15, 20 minutos la mujer está afuera y se va totalmente distinta. Se miran al espejo y lo primero que ves en ellas es como se les va transformando la cara, la reacción, la felicidad, la emoción.

Dejá tu comentario