SALUD | dientes de leche | células madre | Salud

Se descubrió que reconstruyen tejidos del organismo

Un estudio reciente demostró que los dientes de leche pueden servir para regenerar tejidos que se encuentran dañados. El banco del Ratón Pérez, existe

image.png

¿Cuántas veces de pequeños esperamos a que se nos caigan los dientes de leche para ponerlos debajo de la almohada y que venga el ratón Pérez? En muchos otros casos, los padres guardaban durante mucho tiempo los dientes de los niños. Pero recientemente se descubrió que los dientes de leche podrían reconstruir tejidos y órganos dañados.

Actualmente existen bancos de dientes del Ratoncito Pérez en Estados Unidos, y en España algunas clínicas ofrecen la congelación de la pulpa del diente de leche, lugar donde se almacena la mayor cantidad de células madre ya que la temperatura ideal de conservación es a 130ºC bajo cero.

image.png

El valor de los dientes de leche

Esta linda costumbre de la infancia seguirá, pero luego se guardarán en un lugar seguro porque se descubrió que los dientes de leche son una mina de células madre.

En un reciente estudio del Centro Nacional para la Biotecnología de los Estados Unidos, se reveló que los dientes de leche son como cofres que guardan en su interior un tesoro que podría curar a los niños en un futuro.

Las piezas dentales de leche al ser usadas por poco tiempo no están tan expuestas a la corrosión y daños medioambientales, y al contener células madre, pueden ser de gran ayuda para regenerar otras partes del cuerpo dañadas si el niño enfermara. Como la célula madre proviene de su propio cuerpo, no habría riesgo de que el organismo lo rechace.

Llevando adelante la consigna “Guarda un diente, salva una vida”, en Estados Unidos han comenzado a proliferar los bancos de dientes de leche. Y desde allí se están extendiendo al resto del mundo.

image.png

Qué son las células madre

Las células madre son la materia prima del cuerpo y tienen la propiedad de convertirse en muchos tipos diferentes de células en el cuerpo. Por tal motivo son un gran sistema de reparación para el organismo. Hay dos tipos de células madres: embrionarias y adultas.

Las células madre embrionarias provienen del embrión de tan solo unos días de vida o del cordón umbilical al nacer el bebé, con mucha posibilidad de regenerarse en nuevas células madre. Las células adultas se encuentran en pequeñas cantidades en la mayoría de los tejidos adultos, como la médula ósea o la grasa, pero tienen una capacidad más limitada para generar diferentes células del cuerpo.

Con las células madre obtenidas del propio tejido se puede regenerar tejidos como hueso, cartílago, piel y músculo, entre otros.

Células madre en los dientes de leche

Los dientes son una valiosa fuente de células madre capaces de dar origen a los tejidos y órganos como el hígado, el corazón, los huesos o los ligamentos, proceso que se conoce como medicina regenerativa.

En España, los odontólogos consultados reconocen que esta práctica todavía no es muy conocida. Sin embargo ya existen clínicas que ofrecen la conservación de pulpas dentales, que es la parte interior de las piezas donde se encuentran estas células.

Si bien el costo de conservación es elevado, también los científicos destacan que es una gran apuesta al futuro

Dejá tu comentario