GOB AGO (Salud)-(2).gif
INTERNACIONALES | dosis | Brasil | Bolsonaro

Brasil: unas 30.000 personas recibieron tres dosis de vacuna

Los implicados se podrían enfrentar a una pena de hasta un millón de reales (el equivalente a unos 192.000 dólares).

Las autoridades de 11 estados de Brasil investigan casi 30.000 casos en los que se produjeron irregularidades en el plan de inmunización contra el coronavirus y se les aplicó una tercera dosis de la vacuna contra el coronavirus, informó este domingo la prensa local e internacional.

Al menos 29.570 personas obtuvieron un tercer refuerzo del fármaco, mientras el que el 45% de la población brasileña solo tuvo acceso a la primera dosis, estimó la Universidad de Alagoas sobre la base de las denuncias que se realizaron en las diferentes fiscalías.

Además de esos 11 estados, los departamentos de Salud de otros cuatro informaron intentos por parte de personas que recibieron dos dosis de lograr una tercera.

Entre los casos más conocidos se encuentra el de un matrimonio de Belo Horizonte, que tras lograr la pauta completa de Coronavac, viajó hasta Río Novo, también en el estado de Minas Gerais, para recibir una tercera de Pfizer.

La Fiscalía de Minas Gerais presentó una denuncia y los implicados se podrían enfrentar a una pena de hasta un millón de reales (unos 192.000 dólares) si reciben una nueva dosis.

No es el único caso que reportó el Estado, y las autoridades investigan a otro matrimonio que habría recibido hasta cuatro dosis, según el diario O Globo y la agencia de noticias Europa Press.

Quienes cometan este tipo de irregularidades se podrían enfrentar a un delito de malversación o fraude, con penas económicas e incluso presión.

Pese a los números, el Ministerio de Salud asegura no haber recibido noticia alguna sobre estos casos. Su titular, Marcelo Queiroga, zanjó la cuestión esta semana afirmando que se trata de "un problema legal" y agregó: "Mis asuntos son la medicina".

https://twitter.com/LulaOficial/status/1419030708094443520

Pedido de juicio político

El descubrimiento de las irregularidades en la vacunación surge en el momento más complicado de la gestión de Jair Bolsonaro. Este sábado, Miles de brasileños salieron a las calles para pedir un juicio político en su contra.

Es la cuarta jornada de manifestaciones convocada por partidos políticos de izquierda, sindicatos y movimientos sociales contra el mandatario, que además está siendo investigado por la Fiscalía por no denunciar sospechas de irregularidades en la negociación de vacunas contra el coronavirus.

Decenas de miles de brasileños volvieron a las calles en varias ciudades de Brasil para pedir el 'impeachment' del presidente Jair Bolsonaro, cuya gestión de la pandemia erosionó aún más su figura y lo llevó a los niveles de popularidad más bajos de los que haya registro.

Una de las marchas que arrancó más temprano, de las más de 400 convocadas en ciudades y municipios de Brasil y en lugares del exterior, fue la del centro de Rio de Janeiro, donde miles de personas hicieron sentir sus reproches.

E4ULtRnWQAEJWoE.jpeg
El descubrimiento de las irregularidades en la vacunación surge en el momento más complicado de la gestión de Jair Bolsonaro en Brasil. Este sábado, Miles de brasileños salieron a las calles para pedir un juicio político en su contra.

El descubrimiento de las irregularidades en la vacunación surge en el momento más complicado de la gestión de Jair Bolsonaro en Brasil. Este sábado, Miles de brasileños salieron a las calles para pedir un juicio político en su contra.

Los manifestantes, la mayoría vestidos de rojo y con mascarillas o tapabocas, portaban pancartas con lemas como "Fuera corrupto criminal", "Nadie aguanta más, el ya clásico "Fuera Bolsonaro" y "Las revoluciones son imposibles hasta que se vuelven inevitables", informó la agencia de noticias AFP.

Bolsonaro, criticado también por su discurso a favor de la explotación de las áreas protegidas de la Amazonía, sus políticas sobre armas en Brasil y su ambicioso programa de privatizaciones ya en marcha, vive su peor momento desde que llegó al poder en 2019.

La oposición presentó el 30 de junio un "superpedido de impeachment", que condensa un centenar de pedidos de destitución ya presentados ante la Cámara de Diputados con más de 20 acusaciones diferentes contra el mandatario.

Pero de momento Bolsonaro cuenta con apoyo suficiente de sus aliados en el Congreso para bloquear estas iniciativas de destituirlo, incluido el respaldo del presidente de la Cámara de Diputados, Arthur Lira, que es quien debe dar curso a ese tipo de demandas.

Dejá tu comentario