ECONOMIA |

Economía en crisis: crecen los almacenes que venden productos sueltos

La inflación y el menor poder adquisitivo, modificaron a la fuerza los hábitos de consumo de la población argentina. Aseguran que la compra de mercadería a “Granel” sigue ganando adeptos en las categorías básicas de cuidado del hogar.

 

 La inflación y el menor poder adquisitivo, reflejados categóricamente por los últimos datos brindados por el INDEC, modificaron a la fuerza los hábitos de consumo de la población.

La consultora Kantar Worldpanel en su análisis trimestral Consumer Insights, muestra que por la crisis los almacenes, autoservicios, farmacias y perfumerías, fueron los lugares donde más aumentaron las ventas de productos de la canasta básica (un rango promedio de entre $ 260 a $ 400). El monto de los gastos representa un 60% menos en relación al desembolso que se hace en supermercados y mayoristas.

“Esto nos habla de un consumidor altamente racional que controla y cuida su presupuesto”, afirmó Joaquín Oría, Shopper Behaviour Manager. Por eso, los llamados “canales de menor desembolso”, son los únicos que crecieron un 5% en volumen en promedio.

La compra de productos a “Granel” sigue ganando adeptos en las categorías básicas de cuidado del hogar.

Este canal de venta “todo suelto” es uno de los más beneficiados en el contexto actual, donde productos como “jabón para ropa, suavizantes, lavandinas, limpiadores y lavavajillas son categorías donde el canal maneja un precio por litro un 50% más bajo con respecto a la media del mercado”, detalla el análisis.

El fenómeno “Granel” le permitió ampliar su base de compradores y durante 2018, uno de cada 10 hogares que compró artículos de cuidado de la ropa y lavandinas lo hizo por esta vía.

Además de esta modalidad de compra, está el “Omni-Shopper”, donde el consumidor recorre distintos puntos de venta con el objetivo de encontrar los mejores precios.

“Con una estructura de canales cada vez más fragmentada, resuelven sus compras visitando entre tres y cuatro canales. Por ejemplo: compran artículos de cuidado personal en las perfumerías, productos de cuidado del hogar en tiendas de limpieza, alimentos no perecederos –como arroz, azúcar y pastas- en el mayorista y los de reposición más frecuente en autoservicios, almacenes o discounts”, explicó Oría.

A estos cambios en la manera de realizar las compras para ahorrar, una de las opciones que ganan más terreno son las “Marcas propias”, principalmente para “categorías básicas de alimentos -destacando tomatados y conservas-, y productos de celulosa - rollos de cocina, papel higiénico, y servilletas-“.

Por otra parte, otro fenómeno de la crisis son las “Promociones” en los supermercados, donde un cuarto de las compras realizadas en las grandes cadenas son bajo algún tipo de promoción. “Esta acción si bien atrae shoppers, no logran compensar al resto de las compras en hipermercados y supermercados y el saldo total resulta negativo”, concluye el informe.

 

Fuente: Ámbio Financiero

Dejá tu comentario