INTERNACIONALES |

El círculo se cierra sobre Dilma Rousseff: detienen a un ex ministro

La policía apresó al ex ministro de Planificación por el escándalo de Petrobras.

En una investigación que golpea cada vez más cerca de la presidenta suspendida Dilma Rousseff , la policía federal de Brasil arrestó hoy al ex ministro Paulo Bernardo y allanó la sede central del Partido de los Trabajadores en San Pablo, en el marco de los operativos por los hechos de corrupción en la empresa Petrobras.

Bernardo, quien había sido acusado a principios de este año, fue ministro de Planificación y ministro de Comunicaciones en los gobiernos del Partido de los Trabajadores por unos 10 años.

En la misma operación, la Policía trasladó a una comisaría para prestar declaración a Carlos Gabas, ex ministro de Previsión Social con Luiz Inácio Lula da Silva y de Aviación Civil durante la gestión de Dilma, actualmente suspendida de sus funciones para responder a un juicio de destitución.

Gabas, dueño de una moto Harley-Davidson en la que solía pasear a la mandataria por Brasilia, será liberado una vez que declare, según confirmaron las autoridades.

La policía dijo en un comunicado que allanó 40 lugares en cinco estados diferentes y que buscó detener a otras 10 personas en la jornada 31 de la llamada Operación Lava Jato. También llevó a cabo registros en la casa de la esposa de Bernardo, la senadora Gleisi Hoffmann.

El operativo apunta a buscar pruebas de una trama de sobornos en el Ministerio de Planificación. Esta fue la primera Operación Lava Jato originada en San Pablo en lugar de Curitiba, donde se ha producido la mayor parte de la investigación.

El comunicado no menciona los cargos contra Bernardo, pero se anunció una conferencia de prensa de la policía para más tarde.

Bernardo y Hoffmann fueron acusados en marzo de corrupción por su supuesto involucramiento en un esquema ilegal de financiamiento de campaña descubierto en 2014. Ambos negaron haber cometido algún delito.

Algunos de los ejecutivos y políticos más poderosos de Brasil enfrentan acusaciones o están presos por recibir sobornos en trabajos públicos y desviar parte del dinero para financiar campañas políticas.

Decenas de ejecutivos de las principales firmas de ingeniería y construcción del país fueron acusados de soborno y lavado de dinero, y más de 50 políticos son investigados por recibir supuestas coimas por contratos con la estatal Petrobras.

Fuente:lanacion.com.ar

E.c

Dejá tu comentario