INTERNACIONALES |

El disparo que reavivó los golpes del 70 en América Latina

La mañana del 11 de septiembre de 1973, Salvador Allende se protegía en el palacio de la Moneda, mientras el ejército lo bombardeaba. Horas más tarde, emitió su último comunicado y se disparó con un fusil que le regaló Fidel Castro.

Salvador Allende, ex presidente de Chile, fue un líder marxista electo en 1970.Este país, era admirado internacionalmente por poseer una de las democracias más estables del continente. Pero en 1973 la Junta Militar comandada por Pinochet toma el poder.

Durante las décadas del 60 y 70 del siglo pasado, en América Latina se desarrolló un proceso de militarización que utilizó como expresión política "el golpe de Estado".

Estos golpes cívicos militares comenzaron a registrarse en el año 1964 en Brasil extendiéndose a más de una década en toda la región. Marcaron un periodo de transformaciones en la estructura política y económica por medio de reformas severas como así también se caracterizó por el despliegue de políticas represivas a ciertos sectores de la sociedad civil.

Los países que terminaron con sus gobiernos constitucionales en la primera década de los 70 fueron: Bolivia en 1971, Chile / Uruguay en 1973 y Argentina en 1976. Para algunos países sus historias estuvieron marcadas por golpes anteriores, en el caso de Bolivia y Argentina, pero para otros fue la primera vez, como ser Chile y Uruguay.

En el contexto de la Guerra Fría, sectores tanto políticos como económicos de los países latinoamericanos se vieron amenazados por el ingreso de ideas comunistas a sus países. La Doctrina de Seguridad Nacional se extendió con el objetivo de erradicar del campo político y cultural a la izquierda (comunismo y todo partido político con perspectiva revolucionaria).

Los estados latinoamericanos introdujeron en su lógica estatal una maquinaria de guerra en busca de la exterminación del enemigo interno. Todo ciudadano considerado "subversivo" era peligroso, era ese enemigo para la "nación". Como saldo, el terrorismo de Estado se cobró la vida de miles de personas y agudizó la fragmentación social.

Dejá tu comentario