ECONOMIA |

El dólar cayó casi un 4 por ciento, pero el riesgo país se mantiene alto

La caída de la divisa de EEUU arrastró las cotizaciones en la Bolsa porteña

La última semana financiera se caracterizó por la importante caída del precio del dólar. La esperada llegada de divisas provenientes de exportaciones, más el aporte de algunas liquidaciones de empresas, balanceó la oferta en el mercado de cambios y le puso una pausa al avance del billete verde, que venía de subir más de 10% en marzo.

El dólar cerró en $43,29 en el promedio de bancos y $42,18 el mayorista, con un contundente retroceso de 4% en cinco ruedas, desde el récord de precios del viernes 5.

"El mercado esta procesando los dólares de los exportadores de cereales, sumada la autorización por el acuerdo con el FMI de poder usar desde el próximo lunes los 60 millones dólares a efecto de calmar la plaza", manifestó Jorge Fedio, analista técnico de Clave Bursátil.


Este bálsamo de divisas impactó en el mercado de acciones. A la zaga del dólar, el índice S&P Merval de ByMA (Bolsas y Mercados Argentinos) se alejó de los 32.000 puntos y recortó un 3,8% en sus cotizaciones en pesos en la semana. En el transcurso de 2019 el panel líder asciende 3,6% en pesos, aunque pierde un 7,5% medido en moneda dura.

En el mismo sentido, los ADR defendieron sus precios en el exterior. Las cotizaciones en dólares de las compañías argentinas operadas en las Bolsas de Nueva York se mantuvieron respecto del viernes anterior.

En cuanto a los bonos soberanos, deteriora su desempeño la falta de certeza sobre la contienda electoral que definirá el Gobierno para los próximos cuatro años. Faltan candidatos y propuestas en un presente económico de recesión y alta inflación que exige medidas que despejen el panorama al menos para un mediano plazo.

"En un escenario donde la incertidumbre se mantiene vigente por factores idiosincráticos, continúa luciendo conveniente para las posiciones locales priorizar activos de renta fija corporativa de excelente calidad crediticia en dólares o bonos provinciales garantizados por regalías de hidrocarburos", puntualizaron los expertos de Puente.

El Riesgo País argentino se sostuvo por encima del umbral de los 800 puntos básicos, en rangos máximos de la gestión de Cambiemos. El indicador de JP Morgan, que mide el diferencial de tasa de los bonos del Tesoro de los EEUU con sus pares emergentes, terminó en 806 enteros para la Argentina.

"Un riesgo país aún por encima de los 800 puntos básicos refleja el fuerte deterioro del apetito de los inversores, y así es que junto al Credit Default Swap se convierten en los principales 'termómetros' para medir la confianza respecto al panorama electoral y sus escenarios económicos asociados", evaluó Gustavo Ber, economista del Estudio Ber.

No obstante, Ber observó una leve mejora de precios de los títulos públicos en dólares en las últimas horas, "ya que algunos operadores se tientan tímidamente a aprovechar los elevados rendimientos en especial de aquellos títulos más cortos dentro una curva aún invertida".

Un informe de la Universidad Nacional de Avellaneda (UNDAV) explicó que "con una variabilidad muy significativa, tanto el dólar como la tasa de interés siguen siendo fuentes evidentes de inestabilidad (y …) semejante grado de vulnerabilidad financiera deriva en un aumento del Riesgo País".

La llegada de dólares procedentes de la actividad real y no por el carril financiero repercutió en el sesgo de las tasas de interés de referencia. En la semana el Banco Central convalidó un moderado descenso de 52 puntos básicos en la tasa de las Letras de Liquidez (Leliq), ahora en 66,86% anual.

"Si bien durante la semana la tasa de LELIQ bajó, el rezago con el que operan las tasas activas hizo que las mismas no se acoplen. Por el contrario, las tasas observadas del segmento Pyme subieron durante todas las ruedas", advirtió un reporte de CEPA (Centro de Economía Política Argentina).

El stock de Leliq alcanza los $1.011.681 millones ($1,01 billón), que representan unos 23.985 millones de dólares.

En síntesis, la segunda semana de abril trajo novedades favorables para apuntalar las expectativas de corto plazo, cuando la mayor preocupación del Gobierno es llegar a las elecciones con un dólar estabilizado, frente a otros objetivos casi descartados en lo que resta para octubre: un rebote notorio de la economía y un descenso apreciable de la inflación.

Fuente: infobae

Dejá tu comentario