ECONOMIA |

El dólar mayorista alcanzó su máximo en lo que va del año

La divisa norteamericana cerró el miércoles a $38,22. Experimentó una suba de 23 centavos y terminó por encima del piso de banda

El dólar sumó ayer su octava alza consecutiva y, por primera vez en más de tres semanas, volvió a meterse dentro de la zona de no intervención. La suba se dio en sintonía con el movimiento que tuvo la divisa estadounidense en el resto de los países de la región y en un día en el que el Banco Central decidió cambiar su estrategia de intervención.

En otra jornada cargada de volatilidad, el dólar mayorista subió 23 centavos y marcó un nuevo máximo anual: 38,22 pesos. De esta forma, cerró el día por encima del piso de la banda, algo que no ocurría desde el 21 de enero pasado.

En las pizarras de los bancos, en tanto, el billete minorista culminó a $39,20, 26 centavos arriba del cierre del martes.

 

"La divisa norteamericana operó con gran volatilidad y cambios bruscos de tendencia y de precio en una rueda que tuvo el mayor monto negociado en lo que va del año", señaló Gustavo Quintana, operador de PR Corredores de Cambio.

El Banco Central cambió su estrategia de intervención; anunció la subasta de u$s25 millones pero sólo compró u$s18, lo que según operadores potenció la corrección alcista de los precios. En lo que va del año, la autoridad monetaria ya lleva adquirido un total de u$s978 millones.

 

Freno

En paralelo, tal como anticipaba el mercado, el BCRA desaceleró el ritmo de baja de la tasa de Leliq, absorbiendo más pesos que en las licitaciones anteriores. El rendimiento promedio de las letras de liquidez a 7 días cayó 38 puntos básicos, a 43,97 por ciento. El de ayer fue el menor recorte registrado por la tasa de referencia desde el 28 de enero.

"Aún cuando el BCRA impulsó menores compras de divisas, las señales de una acelerada reducción en la tasa - aunque ya se observa un menor ritmo - y el mayor desaliento al carry-trade estarían indicando que promueve un ordenado reacomodamiento alcista del dólar, a fin de evitar que en el tiempo se vaya incubando un nuevo atraso cambiario", señaló el economista Gustavo Ber.

Según afirman desde la mesa de un banco privado, en este año electoral, el Banco Central va a preferir -y así lo está demostrando- la volatilidad de tasas a la volatilidad cambiaria.

 

Analistas señalan que, con una demanda de crédito frenada, al BCRA ya no le queda margen para continuar bajando la tasa al ritmo en el que lo hizo a principios de mes. "Creemos que la tasa real ofrecida por los depósitos a plazo alcanzó un piso. Frente a una inflación consolidándose por encima de 2,5% hasta abril, creemos que la Badlar no tiene margen para continuar la baja. Dado que, sin una reactivación de los préstamos, la disminución de la tasa Leliq está condicionada a una continuación de la caída de la tasa Badlar, esperamos una pausa en el ritmo de baja", indicaron desde Delphos Investment.

El BCRA colocó ayer $200.000 millones en Leliq contra un vencimiento de $175.000 millones, lo que significó una absorción de $23.327 millones.

 

Tras las compras realizadas por la autoridad monetaria ayer, las reservas internacionales finalizaron en u$s67.053 millones. De esta forma, superan al máximo anterior de u$s 67.000 millones alcanzado el 6 de febrero pasado.

 

Fuente: BAE Negocios

Dejá tu comentario