ACTUALIDAD |

El Frente de Todos gastó el 10% con respecto al oficialismo en redes

Desde la principal fuerza opositora aseguraron que en lo virtual estuvo la diferencia en lo aportado ante Juntos por el Cambio de cara a las PASO. Cuánto desembolsó cada uno.

Después del agitado cierre electoral, Juntos por el Cambio y el Frente de Todos afinaron los números sobre sus gastos para hacer frente a la campaña que acaba de terminar.

Desde el oficialismo aseguraron que la fórmula Macri-Pichetto gastó $200 millones para instalarse en distintos lugares del país. La cifra incluye solo la campaña presidencial. La gobernadora María Eugenia Vidal y el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, costearon sus campañas, aunque hubo gastos compartidos.

Desde el kirchnerismo afirmaron que la campaña de Fernández-Fernández costó unos $50 millones, cuatro veces menos que la del oficialismo. La diferencia principal -sostuvieron- es la inversión en redes sociales y en medios digitales, un terreno que el oficialismo domina.

Pero los gastos en otros ítems, como los actos proselitistas tradicionales, otro de los grandes desembolsos de cara a las PASO, fueron prácticamente similares entre ambas fuerzas. Hubo unos 30 actos para cada fuerza, según el Observatorio para el control de gastos de campaña, que realizó la ONG Poder Ciudadano.

¿Cuál es la diferencia en redes sociales? El Frente de Todos asegura que gastó solo el 10% de lo desembolsado por el oficialismo para el contenido en Facebook, Instagram y Twitter, así como otros canales de amplio contacto con la audiencia, como Google y YouTube. Juntos por el Cambio dice que pagó $100 millones; el kirchnerismo asegura haber pautado por solo $8 millones.

"¿Hicieron una campaña presidencial con un millón de dólares? Me parece un número muy bajo para pagar viajes de candidatos y sus equipos, producción de spots publicitarios, sueldos de asesores, los actos y su logística, entre otras cosas. Sin contar la inversión en redes sociales", sostuvo Pablo Secchi, director ejecutivo de Poder Ciudadano.

La Asociación por los Derechos Civiles (ADC) siguió en los últimos meses 50 cuentas oficiales de Facebook para medir su contenido promocionado. "Hemos podido ver hasta ahora que existe una amplia tendencia en favor del oficialismo. Los datos que fuimos recolectando muestran que por cada aviso que pagó el Frente de Todos aparecen otros ocho o nueve de Juntos por el Cambio", sostuvo Marianela Milanes, investigadora de ADC.

Desde el equipo del Frente por Todos aseguran que su campaña es "austera" porque su candidato así lo impone. "Alberto [Fernández] no les cree a los gurúes de campaña, casi no contrata encuestas y no cree en la campaña por las redes. ¿En qué vamos a gastar la plata?", se defendieron desde el búnker opositor.

Más allá de las polémicas, la verificación llegará cuando todas las alianzas presenten la rendición de sus gastos (con toda la facturación) ante la Justicia Electoral un mes después de las PASO. La sanción de la nueva ley de financiamiento electoral intentará reducir el margen del financiamiento electoral en negro, que se llevó históricamente la gran mayoría de los movimientos de fondos.

Los actos de campaña y los afiches, dos gastos de la política más tradicional, también se colaron entre los más costosos.

El oficialismo sostiene que desembolsó $30 millones para la campaña presidencial en publicidad en la vía pública (distintos carteles) y el kirchnerismo asegura haber pagado $4 millones en el mismo concepto. "Como observador del proceso electoral no veo semejante diferencia de recursos en la mayor parte de los rubros, excepto en redes", agregó Secchi. Solo los carteles más amplios que pueden contratarse a la vera de las autopistas pueden costar entre $150.000 y $300.000 cada uno, según el relevamiento de la ONG.

Ayer, el oficialismo nacional hacía la contabilidad de campaña. Aproximadamente gastaron en publicidad en portales de internet $21 millones, $19 millones para la impresión de boletas, $15 millones en la producción de spots publicitarios y $5 millones destinados a los sondeos de opinión.

Para logística y eventos (aviones privados para la última semana, pasajes aéreos y actos) Pro destinó $5 millones. El resto se gastó en folletería, merchandising y fotografía, entre otros rubros.

En el kirchnerismo también hicieron cuentas y remarcaron que durante el acto de cierre en Rosario gastaron más de lo previsto: $3 millones en total, lo que incluye el montaje del escenario y sonido, entre otras cosas.

Iván Ruiz y Maia Jastreblansky, para La Nación.

Dejá tu comentario