POLICIALES |

Elevan a juicio el caso de los policías asesinados en el parque 9 de Julio

El hecho se registró en febrero del 2018 en la zona del museo Obispo Colombres. Por la causa está detenido Máximo Alejandro “Maxi” Abraham, de 23 años.

En el mes de febrero del 2018, los policías, Sergio Víctor Páez González y Cristian Marcelo Peralta, fueron asesinados en el Parque 9 de Julio. Por el hecho quedó detenido el único sospechoso: Máximo Alejandro “Maxi” Abraham, de 23 años. La Justicia informó que el caso será elevado a juicio oral.

La Fiscalía Especializada en Robos y Hurtos III del Centro Judicial Capital (CJC), a cargo de la doctora Adriana Reinoso Cuello, solicitó que sea llevado a juicio al único sospechoso como probable autor del delito de “homicidio agravado por haber sido cometido contra un miembro de la fuerza de seguridad, reiterado en dos oportunidades, en concurso real”.

Abraham fue intimado de haberse presentado el día 13 de febrero de 2018, a las 4.30 de la madrugada  conduciendo su camioneta Toyota Hilux por una calle paralela a la avenida Soldati, hasta el parque 9 de Julio, donde se detuvo para que ascendiera una mujer trans que ejercía la prostitución en dicha zona del paseo público.       

Cuando se encontraban en la zona del Museo Obispo Colombres, arribó al lugar un móvil policial del que descendieron los uniformados Páez González y Peralta. En ese momento, Abraham bajó de su camioneta empuñando un arma de fuego, con la que efectuó disparos contra los empleados policiales, quienes fallecieron por esas heridas. La mujer trans descendió del vehículo, arrojándose al piso, mientras Abraham se daba a la fuga.

El sospechoso fue capturado el 22 de febrero de ese año. Los hechos intimados al acusado surgen a partir de las declaraciones en sede policial y judicial, las actas de allanamiento y el secuestro de la camioneta Toyota Hilux, el identikit elaborado a partir del testimonio de la principal testigo del caso, filmaciones de las cámaras de seguridad, pericias de ADN, ruedas de reconocimiento, datos revelados a partir de inspección de teléfonos, informes médicos, autopsia y pericias balísticas, entre otras pruebas.

Sobre la calificación legal del suceso, el requerimiento destaca que: “Desde el momento en que Abraham realiza los disparos contra los agentes policiales, y da muerte a ambos, queda verificado el aspecto objetivo del tipo penal, que se completa con la clara finalidad verificada  de dar muerte a las víctimas, comprobada con la cantidad de disparos ejecutados, la modalidad en el desarrollo de la acción y la actitud posterior del imputado al fugarse”.

Dejá tu comentario