NACIONALES | Emergencia | Gustavo Sáenz | muerte

Murió otra nena wichí en Salta, la séptima en 2020

Maira Yanet, de 5 años, falleció en presencia de Josefina Medrano, ministra de Salud de la provincia. La menor padecía una infección generalizada.

Maira Yanet Torres, un niña de cinco años de la comunidad wichí del paraje San Luis, de Santa Victoria Este, en Salta, murió este viernes por la mañana. Según informó el diario El Tribuno "no estaba desnutrida", padecía una infección generalizada, que evalúan pueda haber derivado de una enfermedad respiratoria. Es la séptima muerte infantil de la comunidad wichí en lo que va del 2020.

La nena falleció en presencia de la ministra de Salud de la provincia, Josefina Medrano, quien visitaba el hospital y, cuentan los medios locales, se arremangó e intentó salvarla con maniobras de resucitación cardiopulmonar (RCP).

Medrano declaró a El Tribuno: "Cuando llegué al hospital los médicos estaban reanimando a una niña de 5 años. Soy pediatra así que me sumé a las acciones e hicimos una RCP avanzada, pero la niña falleció lamentablemente. Era de un paraje distante a 7 kilómetros del hospital y fue atendida primero en el centro de salud de su paraje. El enfermero informó que 36 horas antes tuvo diarrea, que luego la niña refería dolor de pecho y estómago, desmejoró abruptamente su cuadro, entonces la deriva al hospital y ahí ocurre la muerte".

A su vez aclaró que "la niña no tenía desnutrición, tenía peso normal". A partir de esto analizó: "La falta de agua, la falta de todo acá es determinante. Hasta los tanques de agua están en malas condiciones, el saneamiento, los problemas de higiene, el estado de las estructuras de salud, de las escuelas, los caminos destruidos, la amenaza del Pilcomayo, todo suma para el caos que se vive en la región. Se necesita un diagnóstico real y el compromiso de todos los actores de la sociedad para lograr cambios positivos".

El gobernador de Salta, Gustavo Sáenz, declaró esta semana la emergencia socio-sanitaria en los departamentos de San Martín, Rivadavia y Orán, luego de las primeras seis muertes y el agravamiento de la salud de otros diez menores de edad, que permanecen en situación de riesgo.

La medida tiene una vigencia de 180 días y apunta a cubrir las necesidades de alimentación, salud y agua segura de los habitantes.

FUENTE: Clarín

Dejá tu comentario