GOB NOV 1140x100 CMC.gif
LOCALES | escarapela | Nacional | Belgrano

La Escarapela: sus orígenes y el por qué de sus colores

La profesora Viviana González Delfino explicó en LV12 cuales fueron los orígenes de la escarapela, el primer símbolo patrio.

El 13 de febrero de 1812, mientras estaba al frente del Ejército que la Primera Junta había enviado a Paraguay para sofocar a los rebeldes que la desconocían, Manuel Belgrano solicitó formalmente al Primer Triunvirato que se establezca de modo oficial el uso de una escarapela nacional, argumentando que los distintos cuerpos del ejército que existían en ese momento utilizaban escarapelas de diferentes colores, y que era de suma utilidad unificarlas ya que todos esos ejércitos defendían la misma causa y por lo tanto debían uniformar su distintivo.

El Triunvirato aceptó el requerimiento de Belgrano y el 18 de febrero de ese año 1812, dio reconocimiento formal a la “escarapela nacional de las Provincias Unidas del Río de la Plata”, con los colores blanco y azul-celeste.

Por este evento, cada 18 de mayo se conmemora el Día de la Escarapela, símbolo de la actual Nación Argentina. Pero ¿Cuál fue el verdadero origen? ¿Qué simbolizó inicialmente? Y ¿Por qué esos colores? En diálogo con LV12 Radio Independencia, Viviana González Delfino, profesora de historia, reflexionó sobre estas preguntas.

En primer lugar, la especialista señaló que hay una gran variedad de fuentes históricas acerca del origen preciso y más aún, del color exacto de este distintivo nacional. “La escarapela era una simbología militar, utilizada por los ejércitos para diferenciarse entre sí en el campo de batalla. En ese marco, algunos aseguran que el Regimiento de Patricios que comandaba Cornelio Saavedra y que había sido formado en 1806 para enfrentar a las Invasiones Inglesas, ya utilizaban una escarapela que los identificaba”, sostuvo.

image.png
Aunque los orígenes no son claros, la escarapela nacional fue instituida como símbolo patrio a pedido de Manuel Belgrano.

Aunque los orígenes no son claros, la escarapela nacional fue instituida como símbolo patrio a pedido de Manuel Belgrano.

Y aunque los colores originales de la escarapela no son claros, Delfino sostiene que algunas fuentes señalan que eran blancos, o celeste y blancos, pero que en todos los casos eran colores que identificaban a la monarquía borbónica española. La semana de mayo de 1810 el distintivo sería reutilizado y su significado cambiaría para siempre. En esos eventos, la figura de Manuel Belgrano es determinante.

“En primer término, la escarapela la podemos ubicar en el ámbito militar, y después se traslada al ámbito civil, con una simbología que tiene que ver con generar identidad. Son símbolos identificatorios que construyen unidad e identidad”, agregó Delfino.

Y sostuvo que en su creación “tienen mucho que ver los procesos de revolución latinoamericanos que, en el caso de Argentina, no se sabe muy bien cual es la decisión que lleva a la construcción de ese símbolo, pero si se sabe que tiene origen militar. Allí aparece la figura de Manuel Belgrano que pide al primer triunvirato que se cree la escarapela porque necesitaba un símbolo identificatorio en contraste con el adversario”.

Fue variando en cuanto a su diseño y sus colores, hasta que termina quedando lo que ya conocemos. En cuanto a los colores, no tienen un origen claro ni bien definido. Existen algunas hipótesis de algunos historiadores que sostienen que se comenzó a utilizar en 1806 durante las invasiones inglesas, pero con otra disposición de los colores. Luego, se cree que fue una estratagema de Belgrano para disimilar la revolución y en este sentido, utilizaban los colores de la dinastía borbónica en España. Después tenemos la historia romántica mitrista, que establece que son los colores del cielo”, agregó.

image.png

Y siguió: “Tiene mucho que ver el proceso paralelo de revolución y guerra. Muchos historiadores aclaran que no se podía declarar la revolución tan abiertamente”. Por eso se entiende la hipótesis de los colores borbónicos. “Hay que recordar que desde la revolución a la independencia pasaron 6 años. Fue un proceso largo y complejo, en el que se tuvo que ir convenciendo a cada una de las provincias de sumarse a la revolución”.

Por último, destacó el rol que jugó la escuela en la creación de una identidad nacional. “Todos estos símbolos tienen una raigambre muy fuerte gracias al papel que juega la escuela. La educación pública jugó un rol fundamental para la incorporación de los símbolos patrios, la identificación a partir de ellos y el desarrollo de una identidad nacional”.

Dejá tu comentario