Riesgo de un nuevo paro de colectivos en San Salvador de Jujuy

UTA se mantiene en alerta por la falta de pago del sueldo de enero a los choferes. La situación se agravó porque despidieron trabajadores de una empresa y no abonaron la obra social.

 

 Otra vez en San Salvador de Jujuy se corre el riesgo de una interrupción del servicio de transporte urbano de pasajeros debido a, nuevamente, una falta de pago. En esta ocasión les deben a los trabajadores del sector el sueldo correspondiente al mes de enero y desde la UTA comunicaron que, si la situación no se resuelve este lunes tomarán medidas severas, ya que sumado a eso despidieron a trabajadores de una de las empresas prestatarias.

"La situación está muy fea, ellos nos cancelaron el aguinaldo, pero nos deben el sueldo. Estamos muy molestos, el sueldo está vencido porque nos tenían que pagar el jueves que fue el último día hábil que tenían para depositar", mencionó Nicolás Abed, uno de los referentes del gremio UTA.

Por su parte, Sergio Lobo, secretario general, remarcó que "hablamos con el Ministerio de Trabajo para que intime a las empresas a que nos paguen algo. Si el lunes (por mañana) no se resuelve la situación, seguramente habrá una abstención de tareas", señaló.

Siguió diciendo que "lo peor de todo es que el aporte y contribuciones a la obra social tampoco se abonaron por el cambio de sistema de subsidios. Estamos corriendo el grave riesgo de que se corten los servicios de la obra social de los trabajadores del transporte, porque tenemos vencimiento entre el 15 y 20 de este mes y no tenemos cómo afrontar los gastos", dijo preocupado.

Para resolver eso se reunieron con el intendente capitalino Raúl Jorge, que "estuvo muy predispuesto para ver de qué manera la plata que depositan Provincia y Municipio pueda ir antes a la obra social que a las empresas. Le agradecemos al intendente su intercesión en este tema", sostuvo Lobo.

En ese sentido, Abed explicó que el cuadro empeoró porque "ayer (por el viernes) la empresa Xibi-Xibi empezó a despedir trabajadores, nos están obligando a tomar medidas de fuerza. Ellos ya habían anticipado que si los números no les cerraban iban a echar gente y nosotros les dijimos que si hacen eso les vamos a tener que cerrar la empresa".

Remarcó que "ellos ya tienen la estructura armada de otras empresas que recibieron sus subsidios y ahora todos los empresarios desconocen lo que recibieron durante 14 años y ya no tienen plata. El primer mes que les faltó ya empezaron a despedir gente".

Asimismo, comentó que "los intereses económicos que tengan las empresas no deben recaer sobre el trabajador. El panorama es muy oscuro, hace mucho que venimos así. Dimos pasos atrás para arreglar todo y no perjudicar a los usuarios, pero no hay respuestas desde el Gobierno y de los empresarios. No podemos trabajar sin que nos paguen".

También sostuvo que solamente hubo una empresa que dio un anticipo del sueldo de enero y que hubo otra que recién el viernes terminó de pagar el aguinaldo. "Las más grandes son las que más problemas tienen. Es una cuestión que ellos tendrían que haber planificado de antemano para no llegar a este punto", dijo.

Esto ocurre en otras provincias también, indicó el dirigente de UTA, "las empresas y el Gobierno no sé a qué están queriendo jugar. Nos dicen que el transporte está inflado, que hay muchos colectivos, etc., hay una problemática muy dura que no solo tienen la culpa los gobiernos provinciales sino también el Gobierno nacional. Los que más sufren son las provincias chicas como la nuestra", añadió.

“La situación es crítica y no les importa nada”

Tras las reuniones que tuvieron en la semana con el Ministerio de Trabajo y los empresarios “no nos dijeron nada, no nos dan soluciones. No sé cómo van a contemplar esto, encima se echan la culpa unos a otros. Y en todo ese jueguito sale perjudicada la gente”, indicó el dirigente gremial Nicolás Abed.

Aseguró también que tanto el Gobierno y la Municipalidad como las empresas están molestos con el gremio por las medidas de fuerza que vienen tomando. “Nos tratan de criminales por los paros que hicimos, pero nosotros comemos, tenemos familia y pedimos lo que nos corresponde”, apuntó el gremialista.

“La situación me hace acordar a los 90, cuando empezó a devaluarse todo y a aumentar las tarifas. Ahora estamos volviendo a esos años. Nosotros no vamos a permitir que queden trabajadores en la calle”, añadió Abed. 

Peligra la obra social

Otro de los problemas graves que tienen y que no es de menor importancia es la obra social, para la cual el gremio del transporte hasta el momento no percibieron los aportes y contribuciones para pagar las prestaciones que brindan a los afiliados.

“Y en el sindicato la situación es peor, pero nosotros elegimos esto y debemos afrontar las consecuencias. Pero la obra social es muy importante, si no le pagamos a la prestadora nos dejará de brindar el servicio y eso sería trágico”, explicó.
Al respecto amplió que “son unos 1.800 trabajadores, que van a tener que ir a buscar salud al hospital público, y no solo hablamos de ellos sino también de su grupo familiar”.

En ese sentido manifestó Abed que “no sabemos qué va a pasar el mes que viene con los afiliados, pueden quedarse sin obra social.

Hay hijos de trabajadores con problemas graves de salud y con discapacidad que necesitan atención médica constante”, finalizó diciendo solicitando una urgente solución.

 

Fuente: El Tribuno

Dejá tu comentario