Catamarca: irá un juicio oral por doble crimen

En noviembre de 2017, un incendio consumió la casa donde Celeste Silva vivía junto a sus hijos. La mujer y uno de ellos no pudieron ser rescatados y murieron. La ex pareja de Celeste fue acusado por el hecho.

En la madrugada del lunes 27 de noviembre del año pasado, la precaria vivienda donde María Celeste Silva se encontraba con sus tres niños pequeños, un bebé de un año y dos nenas de cuatro y cinco años, fue consumida por las llamas. La joven madre, asustada, pidió ayuda y un adolescente de 16 años logró salvar a las niñas. Celeste y su hijo no pudieron escapar y murieron calcinados. No se trató de un accidente. Fue intencional. Una de las niñas que logró salvarse de la tragedia, en Cámara Gesell, confirmó la sospecha. “¡Fue Jorge!”, aseguró.

 


Jorge Luis Burgos, ex pareja de Celeste y padre del bebé, fue señalado como principal acusado. Sobre él pesa una cuádruple imputación: en relación con la muerte de María Celeste, está imputado por “homicidio triplemente calificado por el vínculo, con alevosía y por femicidio”; con su pequeño hijo por “homicidio doblemente calificado por el vínculo y con alevosía” y respecto las niñas, por doble “homicidio calificado por el vínculo y con alevosía en grado de tentativa”. Tal acusación prevé la pena máxima: prisión perpetua.

 


La investigación estuvo a cargo de la Fiscalía Penal de Quinta Nominación, a cargo, por entonces, del fiscal Luis Baracat. El pasado 1 de noviembre, Hugo Leandro Costilla asumió como nuevo agente de esa fiscalía y ahora está a cargo del expediente.

Jorge Silva, padre y abuelo de las víctimas fatales, a poco de cumplirse un año de esta tragedia, comentó a El Ancasti que el jueves último se presentó en la Fiscalía, a efectos de “hablar con el nuevo fiscal o, al menos, conocerlo”. Sobre la causa, Silva informó que “el fiscal Baracat dejó todo listo para elevar a juicio. Ya llegaron las últimas pericias telefónicas”.

 


Además, comentó que el nuevo fiscal lo citó para esta semana. “Me explicó que asumió el jueves y le dije que me enteré por la prensa, no por mi abogado. Me dijo que necesito abogado para ir, que me va a recibir. Temía que con el cambio de fiscal hubiera un cambio en la causa. Me dijo que el fiscal Baracat dejó todo listo para la elevación a juicio”, remarcó.


Ahora, Silva espera que se concrete la elevación para la concreción del debate oral y público porque asegura que en ese momento saldrá la verdad a la luz. 

 


“Si se eleva ahora, posiblemente el año que viene se realice el juicio. Estoy esperando. Cuando hablé con el fiscal Baracat, le dije que si él –por Burgos- es el culpable, que pague. Él –por el fiscal Baracat- me dijo ‘fue él, tengo pruebas’”, contó.


Si bien entre su familia y la familia del acusado, por el momento pareciera que llegaron a una tregua y no volvieron a registrarse denuncias por amenazas, Silva insiste en que los Burgos también estuvieron involucrados. “Lo que me molesta es que la familia de él, que lo ayudó, no pague porque fueron cómplices. Si una persona se manda una macana y alguien lo ayuda, también es cómplice. Acá hay cómplices. No estamos hablando de un robo; esto es un doble homicidio y dos intentos de homicidio. Es lo que se merece y que cumpla la condena. Lo que ha hecho tiene que pagar. Con la familia Burgos está todo calmado pero va a ser hasta el momento del juicio porque entonces se va a saber". 

 


Sobrevivientes
Las dos hijas de María Celeste fueron rescatadas por un chico de 16 años. “Las chapas estaban al rojo vivo”, había expresado en alguna oportunidad. Su testimonio fue valorado.


“¡Fue Jorge! ¡Fue Jorge!”, había declarado el adolescente, según las palabras de las hermanitas. Las nenas habían declarado en Cámara Gesell y se consideró que su testimonio es “prueba fundamental”.

 


Silva comentó que las niñas están cada una con su papá pero el vínculo fraternal se conserva. En estos meses debieron aprender a realizar el duelo por la pérdida de su mamá y de su hermanito.

 

Fuente: El Ancasti

Dejá tu comentario