DEPORTES | Fútbol | casos | medidas

El fútbol argentino, a "fase 1": ¿se para la actividad?

Los brotes en diferentes delegaciones, además del contexto a nivel nacional, motivó a la práctica del protocolo aprobado en agosto: qué significa.

El aumento de casos de contagios de coronavirus en el fútbol argentino acorraló a la AFA poco a poco, hasta que esta tarde no le quedó otra alternativa que tomar medidas: el Comité Ejecutivo decidió que el protocolo de los equipos se retrotraiga a agosto de 2020: habrá más controles, los futbolistas tendrán que trasladarse en autos particulares y se prohibirán las concentraciones.

Así lo confirmó el presidente de Lanús, Nicolás Russo. “Hay que tratar de no parar el fútbol de Primera División y las categorías de ascenso. Estamos en un momento muy difícil. Cada uno desde su lugar tiene que aportar para generar las medidas. La relajación ocurre en el fútbol y en la sociedad. Nuestro granito de arena desde el fútbol para ayudar en este momento de la pandemia es volver a agosto, y que cada club tome los recaudos. Cada club tendrá que hacer lo que corresponde para tomar las medidas que hagan falta”, dijo el máximo directivo granate en La Red.

La AFA publicó en su página web un comunicado en torno a las medidas por el crecimiento de casos en el que expresó: “La Asociación del Fútbol Argentino, a través de su Comité Ejecutivo, expresa su profunda preocupación en atención a la cantidad creciente de casos de Covid 19, tanto en la sociedad como en los diferentes equipos de nuestro fútbol. En consonancia con los lineamientos de la política sanitaria llevada adelante por el Gobierno Nacional, esta asociación insta a los clubes, jugadores y jugadoras, miembros de las instituciones y a toda la familia del fútbol en general, a cumplir de forma estricta con los protocolos sanitarios oportunamente aprobados”.

image.png
Medidas por incremento de casos en los clubes: alerta en el fútbol argentino.

Medidas por incremento de casos en los clubes: alerta en el fútbol argentino.

Lo que dice Russo significa que, entre otras cosas, vuelve a endurecerse el protocolo de cuidados. Los jugadores deberán presentarse en los entrenamientos por sus propios medios y tras la práctica no se bañarán en el club, sino que lo harán en sus casas al regreso. Del mismo modo, a la hora de los partidos. Tampoco estarán permitidas las concentraciones de los jugadores antes de los partidos. La excepción, claro está, será la de los alojamientos en hoteles en aquellos encuentros que requieran viajes.

Nadie piensa, por ahora, en parar la pelota, pero tanto en la AFA como en la Liga Profesional y, sobre todo, en el Gobierno, reina la alarma por el drástico aumento de casos registrado en las últimas dos semanas en los planteles del fútbol profesional. “Vamos a pedirles que controlen el cumplimiento del mismo protocolo que mandaron”, señaló una fuente con llegada al Poder Ejecutivo. Y agregó: “Está claro que no se está cumpliendo en ningún plantel”, en referencia al aumento de casos. En este sentido, se espera para las próximas horas una nota oficial del ministerio de Turismo y Deporte, a cargo de Matías Lammens, en el que instará a los clubes a agudizar las medidas y cumplir a rajatabla los requerimientos para evitar la propagación del virus.

Los brotes registrados en Sarmiento (Junín), Gimnasia (La Plata), Banfield, Racing y los casos conocidos en las últimas horas en Independiente llevaron preocupación al Gobierno. Desde el comienzo de la pandemia, en marzo del año pasado, fue el Poder Ejecutivo el que llevó la voz cantante sobre las medidas a tomar en relación al fútbol. De hecho, Lammens paró la pelota cuando se venía la primera ola y el país entró en lo que se conoce como “fase 1″ y contiene el ASPO: aislamiento social, preventivo y obligatorio. El fútbol recién comenzó a volver en agosto, cuando tras una reunión en Casa de Gobierno, los funcionarios oficiales aprobaron los protocolos presentados por la Casa del Fútbol.

Está previsto que más tarde se reúna la comisión médica de la Liga Profesional para puntualizar dudas y cuestiones relacionadas con los nuevos lineamientos sanitarios, que tanto futbolistas como árbitros tendrán que cumplir a partir de ahora. En este sentido, los encargados de dirigir los partidos de la primera división volverán a viajar en autos particulares para evitar contagios. Y se volverán de sus destinos lo antes posible. La Liga quiere evitar imágenes como las del fin de semana pasado, cuando los hinchas de Independiente se fundieron en un banderazo con los futbolistas del plantel profesional, sin protocolos ni, prácticamente, distancia social.

FUENTE: La Nación

Dejá tu comentario