Grimoldi presentó su procedimiento preventivo de crisis

El objetivo es "reestructurar la compañía en forma ordenada, de sacarla adelante de acuerdo con los tiempos que corren", explicó Alberto Grimoldi.

Tras un año complicado para el consumo y un 2019 que no parece repuntar, la cadena de zapaterías Grimoldi presentó hoy su procedimiento preventivo de crisis ante el Ministerio de Producción y Trabajo. Así lo informó la compañía en un comunicado enviado a la Bolsa de Comercio de Buenos Aires.

El empresario detalló que, durante el proceso, que durará seis meses y conllevará reuniones con el sindicato y el Ministerio de Producción y Trabajo, el objetivo es "ver cuáles son los locales que ya no son rentables", aunque todavía no pudo estimar cuántos son.

También aseguró que en el proceso se negociarán los puestos de trabajo de aproximadamente el 10% de la plantilla y añadió que, después de un 2018 "con caída de ventas importante", en 2019 empieza a repuntar. "Todavía falta un nivel de consumo que haga que todos los locales sean rentables", apuntó el bisnieto del fundador de la cadena.

En el último año la compañía no cerró ningún local, aseguró. Sin embargo, el mes pasado bajó la persiana de un outlet en Palermo.

La decisión, según informó la compañía en un comunicado, tiene como objetivo "adecuar las estructuras de recursos humanos en algunos sectores" de la firma.

"Esto redundará en una mayor optimización de sus costos y, así, mitigar el impacto de los efectos de la crisis", dijo Grimoldi.

Grimoldi comenzó su actividad en 1895 como una fábrica de calzados. Durante el siglo XX desarrolló sus tiendas minoristas y llegó a expandirse hasta Uruguay. Desde la década del 80 comercializa marcas como Hush Puppies, Kickers, Aldo y Merrell.

Dejá tu comentario