LOCALES | hospital | Avellaneda | paciente

Continúan las cirugías programadas en el hospital Avellaneda

A pesar de la pandemia, desde el Sistema de Salud Pública garantizan a los pacientes del servicio de Gastroenterología la intervención quirúrgica correspondiente.

“El servicio de Cirugía del hospital Nicolás Avellaneda tiene la motivación de hacer la resolución rápida de la patología biliar, que es una patología prevalente en nuestro medio. Aproximadamente el 20 por ciento de las consultas se trata sobre esta enfermedad”, cuenta el médico gastroenterólogo y endoscopista, Lino Edmundo Campero. A pesar que el profesional se desempeña como personal del Centro de Salud Zenón Santillán, actualmente forma parte de efector Avellaneda para continuar con las cirugías.

La colecistitis o la presencia de cálculos en la vesícula y en la vía biliar, son algunas de las patologías que tratan en la institución; pero también, advierte el doctor, esto puede afectar al páncreas llevando a una pancreatitis aguda, crónica, e incluso cáncer.

“Actualmente, todo esto se está resolviendo en forma precoz mediante un grupo interdisciplinario. Los otros hospitales al avocarse a pacientes con COVID-19, se decidió desde el ministerio centrarnos en el Avellaneda y empezar a trabajar de esta manera. Para eso el servicio cuenta con un centro de internación rápida donde también tiene un médico que está permanentemente a cargo y controlando al paciente. En algunos casos estamos externando pacientes que antes los teníamos 24 a 48 horas en el hospital, y hoy en día en 12 horas se va a su casa con muy buenos resultados”, comenta.

image.png

El paciente llega a la consulta con turno previo, algunas veces cuando son del interior de la provincia se lo atiende espontáneamente. Ingresa al consultorio con barbijo y máscara al igual que los profesionales.

“Se hace la primera consulta presencial, posteriormente tratamos que el paciente no vuelva al hospital sino solamente a operarse. Para eso tenemos la consulta telefónica y por telemedicina. Después lo citamos para que venga lo antes posible. Ingresa a quirófano con todas las medidas, el paciente tiene una carpa en su rostro y parte del cuerpo donde el personal que está dentro de quirófano tiene también su bioprotección y además hay un tratamiento especial para el aire. Una vez que termina el procedimiento se continúa con todas estas reglas de bioseguridad y después pasa a su recuperación”, detalla.

El equipo está confirmado también por el doctor Toll, responsable del servicio, y los doctores Federico Brahin, Pablo Bollea, y por supuesto Campero. Actualmente los profesionales realizan entre cinco a siete cirugías por día.

Dejá tu comentario