ECONOMIA |

Industria textil: Terminaría con niveles mayores al del 2019

El vicepresidente de la Fundación Pro Tejer, Jorge Sorabilla, señaló que este año, la industria textil, podría superar la actividad de 2019.

Debido a la política de sustitución de importaciones llevada adelante por el Gobierno, la industria textil está recuperando su actividad y podría terminar este año en niveles por encima del 2019.

Así lo expresó el vicepresidente de la Fundación Pro Tejer, Jorge Sorabilla, quien detalló que "luego de haber tocado el piso en mayo, comenzó la reactivación en junio y julio y la tendencia marca que el crecimiento va a continuar, por el proceso mismo de sustitución de importaciones".

Sorabilla puntualizó que el reemplazo de compras externas por producción nacional es transversal en la cadena textil pero enfatizó ejemplos como "las telas terminadas y la ropa, como las remeras, indumentaria deportiva y vestidos".

En esta dirección, dejó en claro que en este momento los "importadores están llamando a las fábricas nacionales para encargarles la producción de ropa que podría llamarse más popular, para clase media y media baja", en un escenario en el que también "juegan" las denominadas licencias no automáticas que desalientan las importaciones.

Críticas a Macri

Respecto de la gestión del anterior gobierno, Sorabilla dijo que "el ex presidente Mauricio Macri permitió importaciones para que entre el 75% al 80% sean sustitutivas de la producción local. Destruyó fabricación argentina y ahora ese proceso se está revirtiendo por suerte".

Más allá de la caída del consumo y el empleo por la pandemia, expresó su "esperanza" por culminar el 2020 en niveles mayores al año pasado y con grandes perspectivas para los próximos años. El presente contrasta con los indicadores de mayo, cuando la producción de ropa cayó 68,6% interanual debido no sólo al cierre obligatorio de las fábricas por la pandemia del coronavirus, sino también a la cancelación de pedidos del eslabón comercial.

La concentración de la enfermedad en el GBA (y el consecuente mantenimiento de la cuarentena) hizo que las ventas de ropa de los comercios minoristas se reduzcan 72% interanual durante junio, mientras en el resto del país (que pudo relajar el aislamiento), la caída se ubicó en 23%, según estadísticas sectoriales.

La intensificación de la cuarentena durante la primera quincena de julio en el GBA llevó a una mayor caída de las ventas y a una nueva interrupción de la producción en diversos partidos del Conurbano.

FUENTE: baenegocios.com

Dejá tu comentario