Economía | inflación | Precios Cuidados

El Gobierno amplía el control de precios y complica la salida del congelamiento

Según consultoras, tras el 2,3% de enero, la inflación volverá a perforar el 3% este mes.

En febrero, la inflación volverá a perforar el piso de 3%. Lo explica la nueva política oficial, que deja de lado el torniquete monetario y se centra en los acuerdos con las empresas y el congelamiento de los precios relativos clave. Así, el IPC Nacional del mes estará por encima del sorpresivo 2,3% de enero pero continuará en la senda desinflacionaria. La preocupación es qué ocurrirá cuando se desarmen los congelamientos.

Desde la consultora Elypsis proyectan una suba de 2,5% durante febrero, en base a los números ya publicados de la primera semana del mes (suba de 0,4%). Su economista jefe, Martín Kalos, aclaró que esa previsión podría ir a la baja en las próximas semanas. Explicó además que durante enero las subas se concentraron en las primeras semanas, lo que dejó un arrastre estadístico amigable para febrero.

Por su parte, el economista jefe de Ecolatina, Matías Rajnerman, sostuvo que el número esperado por la consultora es mayor a enero pero aún en la senda de la desaceleración, si se mira el cierre del 2019: "No vemos al IPC repitiendo la baja de febrero. Proyectamos casi 3%, volvería a perforar ese piso y podría estar en 2,8%".

El Gobierno continúa concentrando todos sus esfuerzos en lograr una desaceleración inflacionaria. Tal como destacó la consultora PxQ, van años consecutivos de recesión económica, consumo en constante desplome y hay serias dificultades para apuntalar la demanda agregada mediante gasto fiscal. La baja de la inflación y su impacto sobre los ingresos fijos aparece como una de las pocas esperanzas de reactivación.

En ese sentido, si algo explica a la desinflación actual es la política económica. A diferencia del apretón monetario de Cambiemos, que ponía la mirada en la cantidad de pesos girando en la economía, ahora las claves son: el cepo cambiario endurecido en octubre, que permitió que el dólar se deslice apenas 1,8% durante febrero, y el congelamiento tarifario.

Luego, en menor medida, algunos análisis mencionan la influencia del programa Precios Cuidados y el acuerdo sobre los medicamentos. Ayer el Gobierno anunció la ampliación del primero a mayoristas y distribuidores. También confirmó la extensión hasta el 29 de febrero de la baja en los medicamentos, que impactó fuerte en el rubro Salud durante enero.

Si bien el cepo fue el que lo permitió, la política monetaria sigue siendo expansiva y aún así los precios desaceleran. Pero no todo es color rosa: la preocupación es qué ocurrirá cuando los precios relativos congelados se atrasen demasiado y haya que descongelar.

Kalos dijo: "La política económica está detrás de la explicación de la desaceleración. La salida de ese esquema va a ser difícil, será una dinámica que habrá que atender. El planteo del Gobierno es primero solucionar lo demás y después proyectar mediano y largo plazo, incluyendo la salida del congelamiento. Hoy no se puede conocer esa dinámica. Requiere saber qué pasó con la deuda. Las tarifas van a acumular un año de atraso. Salir de eso de forma rápida es doloroso para la población. Pero se pueden implementar salidas graduales, si conseguís el margen para hacerlo".

Ahí entra la negociación de la deuda: cuánto podrá subsidiar tarifas el Gobierno dependerá de cuánto ahorre en intereses. Rajnerman sostuvo: "Como tienen costos fiscales, depende de la salida de la deuda. Cuanto mejor salga eso, más paulatino va a ser el descongelamiento. De esto se sale desarmando de a poco y eso depende del margen fiscal".

Dejá tu comentario