LOCALES | Ingenio | San Juan | ministro

El ingenio San Juan no se habilitaría este año

Álvaro Simón Padrós, ministro de Desarrollo Productivo, confirmó que problemas judiciales no dejarán moler al establecimiento. Arrancan Santa Bárbara y Ñuñorco.

El ministro de Desarrollo Productivo de Tucumán, Álvaro Simón Padrós, informó que inició la campaña azucarera en la provincia con la molienda de 12 ingenios y la semana que viene se sumarán dos ingenios más: Santa Bárbara y Ñuñorco. La campaña arrancó el 8 de mayo, en el Ingenio La Florida. En contrapunto, el ingenio San Juan no abrirá sus puertas este año.

Durante una entrevista, el ministro dijo: "creo que este año no va a moler el Ingenio San Juan. Atraviesa un proceso judicial por eso está complicado darle inicio a la zafra".

“La semana pasada la estación Experimental Agroindustrial Obispo Colombres presentó su informe del que se desprende que hay 276.400 hectáreas con caña de azúcar para molienda. Eso significó una diferencia del 0,17% inferior respecto a la campaña anterior” y enumeró:

  • Este año hay 480 hectáreas menos para cosechar repartidas entre pequeños y grandes productores.
  • Una estimación de 15 millones de toneladas de caña, a lo que se resta 800.000 toneladas para caña semilla. Se estima que serán 14.2 millones de no ocurrir heladas.
  • Si hubiera heladas leves se estima en 13.9 millón toneladas y si las helada fueran severas 13.5 millón toneladas.
  • En la temporada anterior, los ingenios molieron 1.1 millón de toneladas de caña y obtuvieron 78 mil toneladas de azúcar, con un rendimiento fabril del 7%.

En este sentido, aseveró: “Como todos sabemos, Tucumán es la provincia más pequeña de la Argentina y seguramente esa limitación geográfico hizo que el empresariado tucumano se transforme en un polo de desarrollo industrial. En este caso, el sector azucarero tomando preponderancia en la economía provincial”.

Explicó que es “un sector que hoy es sucroalcoholero que produce azúcar, biocobustibles y energía a partir de la transformación de la caña de azúcar. Este complejo debe estar orientado a la sucroalcoquimica, donde a partir del etanol y del azúcar, podamos producir bioinsumos para otros sectores de la economía nacional”.

Calculó que la caña sembrada por el ingenio pueda ser cosechada y molida por otras plantas fabriles y que esos fondos podrían servir para saldar las deudas que la fábrica mantiene con los trabajadores.

Dejá tu comentario