LOCALES | José Alperovich | Justicia | DENUNCIA

La sobrina de José Alperovich reclama justicia

Mediante una carta, la sobrina del senador José Alperovich denunció que su causa por violación no registra avances.

Mediante una extensa carta, la sobrina del senador -en uso de licencia- José Alperovich destacó que transcurrió un año desde que formuló la denuncia por violación contra el ex gobernador, sin que la causa registre avances.

"Sigo esperando respuestas, investigaciones serias, justicia. Y mientras, miro a mi alrededor y advierto que ni el horror que me tocó vivir, ni los infiernos que atraviesan miles de mujeres y niñas son suficientes para que traten las causas con la responsabilidad y debida diligencia que merecen. Me alerta y me asusta, porque nos están matando", dijo ante la falta de respuestas a su denuncia.

Explicó que no le resultó fácil hacer la denuncia, pero señaló que lo hizo para evitar "la muerte que ocasiona el silencio". "Ir a la Justicia representa un verdadero desafío, en el que experimenté un vértigo estremecedor que logré aliviar con la templanza que me otorga la certeza de la verdad. Así entiendo mi valentía, la cual me impulsa a defenderme a pesar del espanto de lo atravesado y de lo que genera estar frente a un sistema que intimida, contando con lujo de detalles los abusos a los que fui sometida", afirmó.

Añadió que haber sorteado el desafío que le significó formular la denuncia por violación contra José Alperovich no implicó el cese de la angustia. "Existe una profunda incoherencia en el sistema, que nos hace sentir libres al denunciar, pero nos somete y nos expone a una lenta agonía de silencios y demoras. Me resulta perverso y contradictorio", cuestionó.

Y seguidamente, pasó a mencionar "las desviaciones, contratiempos y demoras" que hicieron que su denuncia se encuentre "en el punto de inicio", pese a que transcurrió un año. "Denuncié penalmente a José Alperovich por hechos de violencia sexual, física y psicológica contra mi persona, ocurridos tanto en Buenos Aires como en Tucumán desde diciembre de 2017 hasta mayo de 2019. Al día de la fecha mi causa aún no tiene definida su competencia. En ese marco, asistí a dos instancias de ratificación en las que declaré cuatro horas ante la fiscala (María del Carmen) Reuter y el juez (Facundo) Maggio en Tucumán, y cinco horas en Buenos Aires ante el juez (Osvaldo) Rappa. Seguido a ello me puse a entera disposición de la Justicia", detalló.

Según precisó, en Tucumán la investigación nunca estuvo ligada a la cronología de los hechos denunciados. "Me resulta llamativo y preocupante. La Justicia se dedicó a indagar a los testigos de la defensa sobre cuestiones vinculadas a la supuesta conspiración política que intentó instalar José Alperovich", cuestionó la sobrina del ex gobernador.

En el caso de Buenos Aires, estimó que la investigación está dada acorde a lo que había declarado. "Al menos allí acudí a una instancia de inspección ocular ordenada por el juez en el lugar de los hechos. Sin embargo, no cuento con mayor información ni tengo acceso a los detalles de la causa", señaló. Y Añadió que como última novedad supo de la suspensión de los plazos de las investigaciones judiciales en Tucumán, hasta que la Corte Suprema de la Nación se expida respecto al punto de la jurisdicción.

En otro pasaje de la extensa carta lanzó una advertencia hacia la Justicia. "Mi denuncia es considerada como un hierro caliente por muchas de las personas a cargo, lo cual evidencia su condición de problemática social. Pido a la Justicia que se responsabilice en garantizar la privacidad del tratamiento de las causas para evitar la revictimización mediática. Cualquier filtración de los detalles de mi declaración resulta de su responsabilidad e incumbencia. No se trata de una actitud caprichosa, sino moral y básica de garantía. Vulnerar mi derecho a resguardar mi intimidad me daña y me revictimiza. No es necesario que todo el mundo conozca en detalle el infierno que pasé", manifestó.

Sobre el final del escrito, la sobrina de José Alperovich recuerda que muchas mujeres no pueden llegar a la instancia de la denuncia y que otras, aun cuando logran formularlas, son desoídas por la Justicia. "¡Aquí estoy! Ha pasado un año, e insisto porque estoy acá. Por las que callan, por las que no y no fueron escuchadas, por las que aun muertas no encuentran un límite a la violencia, a la exposición y vulneración a la que nos enfrentamos a diario, porque ya es tarde, porque ya no sirve, porque ya no están. Porque la muerte no es un límite", reprochó. Y cierra con una acusación sin ambages: "el Estado es responsable".

FUENTE: La Gaceta

Dejá tu comentario