LOCALES | juez | cámara | Tribunal

El juez federal Daniel Bejas juró como nuevo camarista electoral

Daniel Bejas, juez federal de Tucumán juró como nuevo integrante de la Cámara Nacional Electoral. Ocurrió este mediodía.

El juez federal de Tucumán Daniel Bejas juró este mediodía como el nuevo integrante de la Cámara Nacional Electoral ante los otros dos integrantes del máximo tribunal electoral del país, Alberto Dalla Via y Santiago Corcuera.

Lo hizo en una ceremonia extremadamente austera en el Salón de Acuerdos de la sede de la Cámara en el Bajo porteño, en la que estuvieron presentes -además de sus dos nuevos colegas- su pareja, su hijo de su primer matrimonio y el presidente del Consejo de la Magistratura, el juez Alberto Lugones. También participaron Hernán Goncalves Figueiredo, secretario de actuación judicial - y el tercer integrante de la terna que aspiraba al cargo para el cual resultó electo Bejas-; el secretario de Actuación Electoral, Sebastián Schimmel; y la prosecretaria Elena Gómez.

No estuvo, sin embargo, la otra integrante de la terna y única mujer, Alejandra Lázzaro, pese a ser secretaria de superintendencias de la Cámara. Su ausencia no pasó desapercibida ya que era quien había quedado primera en orden de mérito, y era la candidata que el radicalismo le había pedido a Mauricio Macri que designe cuando era presidente. Desde la Cámara explicaron que está con un esguince. Tampoco estuvo en la ceremonia ningún integrante de la Corte Suprema, ni otros jueces federales como la jueza electoral de la Capital Federal, María Servini. Desde la Cámara Electoral, lo justificaron en la pandemia.

La jura fue breve y sin discurso por parte de Bejas. El nuevo camarista juró por la “patria y por el honor”, sin incluir el juramento religioso. Solo se sacó el barbijo para la foto oficial de los tres jueces de la CNE juntos. El único que habló fue Dalla Via, presidente del Tribunal, quien dijo unas palabras de recepción, destacando la “importancia institucional de que se completara el tribunal venía de muchos años de conformación incompleta”. El tercer cargo está vacante desde enero de 2016, cuando Rodolfo Munné falleció a los 87 años.

“La ceremonia fue muy sencilla, sin ningún brillo. Había cuatro sillas para los que estaban, y se habilitó un Zoom para el que quisiera seguir la ceremonia”, relataron fuentes de la CNE.

Su pliego había sido aprobado en el Senado el 5 de noviembre pasado, con el rechazo de Juntos por el Cambio que cuestionó sus “vínculos” con el peronismo. Fue elegido como el candidato para ocupar la vacante en la Cámara Electoral por el presidente Alberto Fernández. La CNE es la que define todos los planteos de los candidatos, los partidos políticos, su financiamiento y cuestionamientos sobre las elecciones, a menos de dos meses de comenzar un año electoral, donde el Gobierno define su futuro en las legislativas de medio término.

En la Cámara miran con prudencia su designación. Los otros dos integrantes lo conocen por su rol de juez federal electoral de Tucumán. “Veremos cómo actúa en los hechos. Un camarista está muy expuesto en este cargo, no puede hacer algo grosero”, deslizaron fuentes del Tribunal. “Su vínculo con el peronismo quedó muy atrás”, aseguran algunos. “Como juez electoral de varios años tuvo un buen desempeño”, deslizan otros optimistas respecto del nuevo integrante de la Cámara.

Lo cierto es que su asunción viene a “desempatar” un Tribunal que tenía solo dos miembros desde hace cuatro años, y buscó -trabajosamente en algunos casos- siempre llegar a resoluciones por consenso. “Hace 20 años que buscan llegar a acuerdos. Ya funcionaban como un viejo matrimonio que se conoce las mañas (por Dalla Via y Corcuera). Su designación va a airear la Cámara”, especulan quienes conocen la dinámica interna del máximo tribunal electoral del país, equivalente a una Cámara de Casación. “Por algo los tribunales siempre tienen miembros impares”, advierten.

Dalla Via tiene un pasado radical y Corcuera cercano al peronismo. “Hay que ver cómo juega Bejas”, admiten con alguna incertidumbre quienes conocen los entretelones del tribunal. El nuevo camarista no negó su pasado como apoderado del peronismo,

Dejá tu comentario