NACIONALES |

La ANMAT habilitó el uso hospitalario del misoprostol, la droga abortiva

El medicamento será fabricado por un laboratorio antes de fin de año y se presentarán licitaciones para su compra con la supervisación del Ministerio de Salud de la Nación.

La Autoridad Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología (ANMAT) autorizó a un laboratorio a producir misoprostol con fines ginecológicos, “en forma farmacéutica comprimidos vaginales”, según indicó el organismo.

De esta manera, la droga, recomendada por la Organización Mundial de la Salud para la práctica de abortos seguros, antes de fin de año comenzará a ser producida por el Laboratorio Domínguez y se presentarán en las licitaciones que realice el Ministerio de Salud para su compra, según confirmó a El Cronista la directora técnica del laboratorio, Sandra Carina Rismondo.

Por ahora, indicó que sólo será para uso hospitalario e institucional bajo receta archivada para procedimientos de Interrupción Legal del Embarazo, en función del permiso emitido en julio de este año. A fin de año comenzará la producción de misoprostol 200 mg, que será comercializado como MISOP 200 en envases con 4, 8, 20, 48 y 100 comprimidos.

Aún así, Rismondo sostuvo que a principios de agosto el laboratorio presentó una solicitud a la ANMAT para el cambio en las condiciones de expendio y así poder vender el misoprostol en farmacias en un envase de 12 comprimidos, siempre bajo receta archivada hecha por profesionales de la medicina.

"Este expediente está en evaluación y esperamos que antes de fin de año, si es aprobado a la brevedad, podamos comercializar el producto en las farmacias a un precio sustancialmente más económico que el que se consigue actualmente en el mercado", detalló la farmacéutica.

El Laboratorio Domínguez sigue los pasos del Gobierno de Santa Fe, que, a través de uno de sus laboratorios estatales, inició la producción de misoprostol con fines gineco-obstétricos a mitad de año, sentando un gran precedente, ya que fue el primero en hacerlo para venta al público con el objetivo explícito de garantizar abortos seguros.

En la actualidad la única otra manera de conseguir la droga en farmacias es comprando Oxaprost, un medicamento que combina misoprostol con diclofenac y es usado con fines gástricos. El mismo tiene un costo de 3000 pesos o más para la venta al público, con lo cual se complica su acceso para las mujeres gestantes más vulnerables.

Fuente: El Destape.

Dejá tu comentario