POLICIALES |

#NiUnaMenos: Quiso evitar su muerte, pero nadie la escuchó

Claudia Lizárraga se suma a la interminable lista de femicidios que se registran en el país. Murió ayer en manos de su ex pareja, pese a que lo había denunciado en varias oportunidades por violencia de género. Claudia fue abandonada a su propia suerte, la peor, la muerte.

El 18 de octubre se convirtió en el #MartesNegro de Claudia Lizárraga. Ella venía advirtiendo el peligro que corría su vida, pero nadie actuó en consecuencia. Claudia Lizárraga, de 42 años se sumó ayer a la interminable lista de víctimas de femicidios que se registran en el país y en el mundo. 

En uno de sus últimos intentos por frenar o prevenir su muerte, Claudia había radicado, sin saberlo, la que sería su última denuncia, su último pedido de auxilio. Ese día, la mujer, al igual que ayer, había sido atacada por su ex pareja a la salida de su trabajo, pero pudo salvarse. Ayer ya no pudo evitar la tragedia. La persona con la que había compartido momentos de su vida  y que se había convertido en su verdugo durante mucho tiempo, terminó poniéndole fin a esa historia. La atacó una vez más, pero esta vez fue certero. Primero la golpeó con un palo y luego la mató con dos puñaladas en el abdómen.  

"En el día de ayer, pasadas las 18 horas, en la plaza del barrio Jardín, en la esquina de calle España y Necochea, fue reducido, por un efectivo policial y otros civiles, un masculino, tras advertir la presencia de una mujer que estaba tirada en la misma intersección con varias heridas en el rostro y algunas heridas de arma blanca en la región del tórax. Debido a la gravedad de las heridas que presentaba, la mujer fue trasladada en el móvil policial al sanatorio Galeno, allí fue asistida por los profesionales que estaban de turno y ellos informaron que las heridas que presentaba eran de gravedad", relató el Comisario Hugo Cabezas. 

El sujeto que había aprehendido la policía era el mismo que Claudia había denunciado en varias oportunidades por violencia de género.  Pese a ello, su agresor caminaba con total libertad por las calles sabiendo que en algún momento iba a lograr su cometido, iba a concretar su crimen. 

"La persona que fue reducida era la ex pareja, el concubino de esta mujer, que al momento de ser detenido tenía en su poder un palo y un arma blanca, que fue el arma que le causó la muerte a esta mujer, ya que a la hora hora y media de haber ingresado al sanatorio, la misma había fallecido como consecuencia de la gravedad de las heridas", indicó Cabezas. 

Claudia, al momento de su muerte, llevaba entre sus pertenencias, una de las denuncias que había radicado en la seccional 4ª y que sólo se había reducido a un simple trámite, a un simple papel, que recién ahora serviría para inculpar al culpable, para rellenar el expediente que se abriría sobre su muerte. 

"Entre las pertenencias que tenía la víctima habíamos encontrado una constancia de una denuncia que había realizado en la seccional 4ª, donde ponía en conocimiento una situación similar que había atravesado ella con esta persona que está detenida. Ella salía de trabajar y fue interceptada en dirección del hospital de Niños, en donde este sujeto con un cuchillo había intentado también atacarla, pero pudo correr hacia un lugar donde había muchas personas y evitó de esta manera la agresión", contó el comisario. Pese a los antecedentes, nadie quiso escuchar las advertencias de Claudia. 

Con temor y ante la incertidumbre de lo que le sucedería, ella salía de su casa todos los días, caminaba por las calles de Tucumán, sabiendo que en esta lucha estaba sola.  

"Nosotros estamos recopilando toda la información para que sea puesta a disposición de la fiscalía que está trabajando en estos momentos que es la fiscalía de Instrucción de la 3ª Nominación. Por lo que podemos recabar hasta el momento, ella ya había realizado numerosas denuncias por situaciones similares de golpes y maltrato que venía atravesando en el seno familiar por parte de su ex pareja", manifestó Cabezas, confirmando de esta manera que Claudia había sido abandonada a su propia suerte, la peor, la muerte.  

Claudia, Lucía, Marcela, Beatriz,Silvia, Natalia, Samantha,Milagros Marilyn, y Débora fueron asesinadas en los últimos nueve días. Una mujer muerta cada 26 horas. Las nueve mujeres son parte de los 230 femicidios que ya se registraron en el 2016, según registró la organización de Mujeres de Matria Latinoamericana (MuMaLá). A esta altura del año, la cifra anual se asemeja a la de años anteriores ya que en 2015 hubo 286 y 277 en 2014. 

G.i

Dejá tu comentario