NACIONALES |

La CGT se une y ofrece una tregua social de seis meses

Hugo Moyano se reencontró ayer con los "gordos", el sector más tradicional de la CGT, tras más de un año de disputas.

 

 La CGT comenzó ayer un proceso de reunificación con el sector disidente que orienta Hugo Moyano, con la mirada puesta en el próximo gobierno y con un acuerdo entre sectores para ofrecerle a Alberto Fernández una “tregua social” para los primeros seis meses de su eventual mandato. Fue durante una reunión que compartieron los sectores tradicionales de la central obrera con los líderes del Frente Sindical por el Modelo Nacional, la primera de una serie que continuará con otros espacios internos en la búsqueda de una mayor cohesión frente al escenario electoral.

El encuentro, que congregó a una quincena de los principales referentes de cada espacio en la sede del sindicato de estatales UPCN, también abrió una negociación en torno de la posibilidad de adelantar los plazos previstos para la renovación de autoridades de la CGT. Mientras la actual conducción y los grupos que la sustentan esperan sostener su mandato hasta agosto, el núcleo cercano a Moyano intentará convencerlos de anticipar un recambio para hacerlo coincidir con el cambio de gobierno.

Fue también un reencuentro entre dirigentes que desde hacía más de un año permanecían alejados por discrepancias respecto del modo de administrar la relación con la gestión de Mauricio Macri, sobre todo en el plano de la conflictividad. Otro punto de coincidencia ayer fue que de parte de la CGT y los sectores internos opositores no habrá atisbo de medidas de fuerza hasta la elección

Hasta la sede de UPCN llegaron ayer por la tarde Héctor Daer, el anfitrión, Andrés Rodríguez, Armando Cavalieri (Comercio), Gerardo Martínez (construcción, Uocra), José Luis Lingeri (Obras Sanitarias), Roberto Fernández (colectiveros, UTA), Antonio Caló (metalúrgicos, UOM), Jorge Sola (seguros) y Rodolfo Daer (Alimentación), todos integrantes del Consejo Directivo de la CGT. Por el sector disidente estuvieron, además de Moyano, el bancario Sergio Palazzo, Mario Manrique (adjunto de los mecánicos del Smata), Omar Plaíni (canillitas), Juan Pablo Brey (aeronavegantes), Raúl Durdos (obreros marítimos, SOMU) y Domingo Moreya (ceramistas).

Los presentes tienen en común su apoyo al Frente de Todos. Incluso estuvo ausente pero con aviso Carlos Acuña, cosecretario general de la CGT, que también respalda a Fernández a pesar de integrar el grupo de la central que encabeza Luis Barrionuevo, principal referente de Roberto Lavagna en el sindicalismo. Para todos, la expectativa central de un posible gobierno peronista pasa por el abordaje del acuerdo social, impulsado por el candidato presidencial desde el arranque de su campaña, y la ocupación de espacios de gestión en su gabinete.

En ese sentido los participantes coincidieron en la chance de otorgarle a la nueva gestión un período de gracia por el primer semestre, privado de medidas de fuerza y disputas de alta intensidad, para facilitar su instalación y la posible convocatoria a un acuerdo social con la participación de las principales cámaras empresarias.

“Nos juntamos a debatir y a tener una mirada del país que viene y cuál va a ser el aporte de los trabajadores, la CGT y el movimiento obrero en la etapa que viene”, resumió Héctor Daer al término del encuentro. Plaíni, por su parte, recalcó “la responsabilidad” y la voluntad de “aportar” por parte de los sindicalistas para la futura gestión.


Fuente: Ámbito Financiero

Dejá tu comentario