DEPORTES | Copa Libertadores | River | Boca | Superclásico

Los papelitos demoraron el partido por 15 minutos

El espectacular recibimiento de la Bombonera para la salida de los equipos hizo que el partido empezara un cuarto de hora más tarde de lo pactado.

El Boca-River tuvo una demora inusual y el partido arrancó 15 minutos más tarde del horario pactado por la enorme cantidad de papelitos que cayeron al campo de juego en el recibimiento de los equipos.

Wilton Sampaio, el árbitro del partido, tuvo inicialmente la intención de arrancar el juego apenas pasadas las 21:30, con un leve trabajo de los auxiliares que, pero desde afuera le avisaron que no estaban dadas las condiciones.

Por eso volvieron a aparecer en escena los empleados para remover los papeles del campo de juego, algo que estuvieron haciendo nuevamente por unos diez minutos hasta que el juez decidió arrancar el partido, incluso sin que estuviera 100% limpio el campo de juego.

Dejá tu comentario