NACIONALES |

La oposición no pudo frenar el debate y la Cámara Baja apunta a darle media sanción al presupuesto

Pasada la tensión que se vivió tanto en las calles como dentro del recinto, la sesión retomó su curso normal. Se estima que la votación se hará a altas horas de la madrugada.

En Cambiemos aún son optimistas en tener los votos necesarios -entre 130 y 135-, internamente festejaron que la oposición no logró suspender el debate y reconocen que "pasó el susto". 

Hubo momentos de zozobra en el oficialismo debido a los dos cuartos intermedios que debió convocar el presidente del cuerpo, Emilio Monzó. El punto cúlmine fue el enfrentamiento entre Nicolás Massot, presidente del bloque del PRO, y Daniel Filmus, quienes debieron ser separados por sus compañeros de banca. Ahí en Cambiemos sintieron que la situación se desmadraba y que podía perderse la media sanción.

El conflicto comenzó cuando Leonardo Grosso y Lucila de Ponti, del Movimiento Evita, entraron al recinto pidiendo que se suspendiera la sesión por los enfrentamientos de la policía con los manifestantes en la puerta del Congreso. Ahí estaba presidiendo Luis Petri, que le preguntó a quién estaba exponiendo, Luis Pastori, si permitía una interrupción. Ante la negativa del hombre de la UCR, la oposición explotó y, entre insultos y gritos, pidieron un cuarto intermedio. Allí tuvo que intervenir Monzó, quien pidió calma, organizó a los diputados y cuando estaban nuevamente sentados, le solicitó a Pastori una nueva interrupción para que hablara Agustín Rossi. Pero la respuesta de Pastori fue nuevamente negativa y el caos fue incontrolable.

Fue entonces que entró Massot y fue abordado por Grosso, con quien tiene buena relación. El hombre del Evita le pedía que suspendieran la sesión porque en la calle la violencia era muy grande, mientras que el diputado del PRO le exigía calma. El punto de inflexión fue la irrupción de Leopoldo Moreau, que, según se pudo reconstruir, habría hecho una asociación entre la familia de Massot y la "represión" de la policía. A partir de aquí, las versiones son cruzadas. En el FpV afirmaron que el legislador de Cambiemos "lo invitó a pelear" a Moreau, pero desde el entorno de Massot lo negaron. El encontronazo con Filmus fue porque el ex ministro de Educación saltó en defensa de Moreau.

Todo este escenario derivó en un cuarto intermedio -el segundo de la jornada- para que los jefes de bloques se reunieran con el funcionario a cargo del operativo de seguridad. En este cónclave, tanto la Izquierda como el FpV y el Movimiento Evita insistieron con la suspensión pero Cambiemos, apoyado por Argentina Federal en silencio, insistió en continuar, lo que finalmente prosperó.

Dejá tu comentario