ECONOMIA |

La UIA confirmó la caída de 1,9% en la actividad industrial

La perspectiva laboral para el sector espera desprendimientos, sumados a los 3700 puestos de trabajo perdidos con el registro de abril. Fuerte retracción en alimentos y bebidas.

La actividad industrial cayó en mayo 1,8% y se convirtió en el primer registro negativo del año. Y si bien el acumulado de los cinco meses en curso mostró 2,4% en positivo, las perspectivas de retracción se expandieron a todos los sectores de la producción manufacturera, con desaceleración en rubros que habían sido los garantes del crecimiento, como los metales básico, la automotriz, y los minerales no metálicos.

Tal como había anticipado BAE Negocios tiempo atrás, el inicio de la crisis de la industria había mostrado un fuerte impacto en el empleo. Según datos del INDEC que reveló el CEU de la UIA, se perdieron más de 3.700 puestos en las fábricas argentinas durante abril, aún cuando en el cuarto mes del año el ritmo de la actividad sectorial aún estaba en positivo. Se espera que el proceso de desprendimiento de trabajadores se mantenga "si es que no hay cambios en las expectativas para los próximos meses", según dijo un empresario consultado.

Según el informe de la UIA -el más confiable de la situación de la industria nacional-, la actividad industrial en mayo presentó una contracción interanual de 1,9%, y de 1,8% con respecto al mes anterior (desestacionalizado), y en los primeros cinco meses del año la actividad manufacturera acumuló un crecimiento de 2,4% en la comparación año a año. "Los sectores que venían siendo más dinámicos comenzaron a desacelerarse, empezándose a observar una merma en la actividad", destacó el resumen ejecutivo de la entidad.

"El crecimiento observado en diversos sectores no alcanzó para compensar la caída del resto. Entre los primeros se destacan metales básicos (+10,1%), impulsados por la actividad automotriz y petrolera; automotriz (+3,5%), impulsado por la recuperación de la actividad brasileña, y minerales no metálicos (+3,2%), aunque el mismo presentó una caída en los despachos de cemento debido a la atenuación de la obra pública y la construcción privada y a una base de comparación mayor a la de los meses previos y edición e impresión (+2,5%), aunque este último con un nivel de producción aún muy bajo", enfatizó la UIA.

El sector de la metalmecánica, que tenía números negativos, cayó en mayo del 1,1%, ya que sufrió además una reducción en maquinaria agrícola, rubro que venía siendo dinámico. Otro sector con evidentes complicaciones es alimentos y bebidas, que cayó un 4%, aunque sin considerar el resultado de aceites, se mantuvo en el mismo nivel del año anterior.

Las empresas alimenticias tuvieron un fuerte impacto de la devaluación por la caída del consumo masivo, el aumento de los costos y las elevadas tasas de interés que paralizaron las inversiones. El traslado a precios de la volatilidad cambiaria aún está en análisis pero los empresarios admitieron que será gradual y no se completará el 100%.

"Continúa habiendo rubros con fuertes bajas, tales como textil e indumentaria y calzado, a los que se suma la producción química y petroquímica (-12,3%), afectada por el cierre de algunas plantas de fertilizantes y básicos inorgánicos", señaló el informe. Que también destacó que "en cuanto al empleo registrado en el sector manufacturero, se observó en abril 2018 una contracción mensual por quinto mes consecutivo, siendo del de 0,31% (-3.722 puestos de trabajo) y una baja de 1,5% con respecto al mismo mes del año anterior".

Fuente: Bae Negocios.

Dejá tu comentario