ACTUALIDAD |

La venta de carne argentina provoca el pánico de los franceses

Desde que se formalizó el acuerdo, proliferaron las voces de alerta en el país europeo, ante lo que se interpreta como una amenaza para su economía.

Tras meses de "invadir" con sus protestas todos los sábados las calles parisinas, en estos días al parecer los chalecos amarillos han pasado a un segundo plano en los horarios clave de la televisión francesa.

La nueva vedette en materia de noticias comienza a ser el acuerdo alcanzado recientemente entre la Unión Europea (UE) y el Mercosur, asunto que es a diario portada de los periódicos que lideran las ventas de los quioscos de la Ciudad de las Luces, tales como Le Monde y Le Parisien.

Como una contracara del entusiasmo con el que vive el gobierno del presidente Mauricio Macri la firma del pacto –que, de concretarse, recién pasaría a implementarse a partir del año 2021-, en el país galo la noticia ha puesto en pie de guerra no solo a los ecologistas y empresarios del sector agrario, sino también a la prensa y a los ciudadanos de a pie.

El diario francés L’Express lo dejo claro esta semana al titular: "Carnes, normas, ¿por qué el acuerdo UE-Mercosur les molesta a todos?".

Tal como le pasó a Macri, su colega Emmanuel Macron ha debido dar explicaciones ante los sectores más inquietos por las consecuencias de la integración con un bloque comercial al que ven como una amenaza potencial.

Lo cierto es que, por estas horas, el Mercosur en general y la Argentina en particular se han transformado en un tema recurrente en las charlas de los franceses. Como en un espejo de lo que ocurre en Buenos Aires -donde se expresa el temor por el desempleo que pueda generar el ingreso masivo de productos europeos-, aquí  los principales temores de los franceses refieren a que la producción agrícola del sur pueda generar un terremoto en la economía.

"Una conquista para Buenos Aires"
Es raro para un argentino pensar que en Europa se pueda percibir al país como un conquistador que llega a un mercado del norte con capacidad depredadora.

Pero un repaso a los medios franceses permite ver el grado de angustia con el que se está viviendo la noticia del acuerdo comercial. En particular, para el hipersensible sector agrícola francés, tradicional receptor de subsidios estatales y muy refractario a la competencia extrazona.

Esta semana, el canal de noticias ininterrumpidas CNews –que lidera los índices de audiencia a nivel nacional- se refería a esta cuestión con la frase "El acuerdo con el Mercosur es malo para nuestra agricultura".  

Asimismo, el prestigioso Le Figaro alertaba a la población, afirmando que "los agricultores y ganaderos europeos podrían ser los grandes perdedores con la apertura del mercado europeo a la carne vacuna, de ave y el azúcar sudamericano".

También el parisino L’Humanité hacía mención del tema como una "conquista para Buenos Aires", agregando como dato que "el 74% de los productos fitosanitarios utilizados en Brasil están prohibidos en Europa".

Esta semana, las protestas en tierra francesa tuvieron como protagonistas especialmente a los Jóvenes Agricultores y al principal gremio agropecuario FNSA. A su vez, la Federación Nacional Bovina (FNB) aseguró que la firma del acuerdo acabaría con más de 50.000 puestos de trabajo en ese país.

Pero no solo el lobby ganadero se queja. En las charlas de café parisinas, el flamante acuerdo con el organismo sudamericano es un tema que tampoco pasa desapercibido, en un contexto en el que el auge ecologista genera cada vez más adeptos –cabe recordar que, en las últimas elecciones parlamentarias de la Unión Europea, el partido ecologista resultó la tercera fuerza más votada, detrás del oficialismo macronista y la referente de ultraderecha, Marine Le Pen-.

Sobre el acuerdo, se escucha decir no sólo que perjudicará al sector agropecuario local, sino que también pone en riesgo a los ciudadanos franceses debido a la calidad de los productos que ingresarían a Europa a partir del pacto logrado.

Dejá tu comentario