Las despensas barriales en Jujuy entraron en peligro de extinción frente a la crisis económica

La inestabilidad de los precios y el aumento en las tarifas de servicios torna difícil el sostenimiento de los negocios. Una modificación de la Afip obliga a partir de ahora a los pequeños comercios a entregar boleta electrónica.

Los altos impuestos y sumas elevadas en las boletas de los servicios, el costo de tener los permisos para una habilitación provisoria o final de un negocio, las pocas ventas y el aumento que se impone en las mercaderías genera la incertidumbre de poder sostener una despensa barrial.

Una manteca, al precio unitario, valía $19 y los negocios podían cobrar $25. Actualmente pasó a costar $28,50 y para venta a $35

El colocar un pequeño comercio en una casa de familia siempre surge de una inversión propia a través del esfuerzo de ahorros personales con el único fin de sostener y mantenerse económicamente. Los comerciantes de barrios son los que más sienten la baja en la venta debido a la suba de las mercaderías que les generan para reponer los elementos y por la determinación de sus clientes de comprar en los supermercados.

En los últimos tiempos el propio consumidor se vio en la necesidad de modificar sus hábitos de compra, pasando de elegir primeras marcas a segundas o terceras, llevando la mercadería necesaria y en pocas cantidades para el consumo del día.

En diálogo con El Tribuno de Jujuy, Federico Díaz, comerciante del barrio San Pedrito, explicó que "al subir las cosas no te sustenta lo que vendés. Cuando suben constantemente todas las semanas las cosas no alcanza ni siquiera para comprar la reposición de la mercadería. Desde que empezaron a aumentar las cosas altamente, no se puede reponer".

Explicó a modo de ejemplo que anteriormente el proveedor de lácteos le dejaba manteca al precio unitario a $19 y que el precio de venta que podía colocar era de $25. El cual, de $19 pasó a costarle $28,50 elevando el costo anterior en caso $10 y que superaba hasta con el estipulado para su propia ganancia.

"Las ventas bajaron pero no sólo por la suba de precios, sino porque la gente empezó a elegir lo más barato. Si primeramente traía una mortadela de primera marca, ahora se elige otra de segunda. Hoy te llegan a decir ‘dame la salchicha más barata’. Y por las gaseosas reconocidas de primera marca, los clientes me pedían la más barata", añadió el comerciante.

Díaz relató que le llegaron a exigir la presentación de un plano del negocio hecho por un arquitecto para obtener la habilitación final, el cual para su obtención tenía el valor de $15 mil. Otra de las situaciones que desencadenó el cierre de su propio negocio es el elevado incremento en el pago de la boletas de los servicios, ya que "la luz se me fue a $7 mil de $1.900. Yo estoy vendiendo la heladera, la caramelera, la cortadora de fiambre, la balanza electrónica, todo porque no me alcanza para mantener a mi familia", comentó Federico Díaz.

 

Habilitaciones

Los requisitos que se piden para la habilitación provisoria de una despensa en el domicilio particular son: ficha con los datos personales y el domicilio donde está ubicado el negocio, fotocopia del DNI del solicitante, contrato de locación o que acredite tener un local, certificado de libre deuda de la municipalidad, carnet sanitario, solicitar una inspección de control comercial e industrial y el costo mensual de la habilitación es de $100.

En tanto que para la habilitación definitiva, se pide la fotocopia del plano de construcción aprobado y se abona un pago de $12 por metro cuadrado del terreno, entre otros específicamente. De no cumplirse con cada uno de esos requisitos los negocios no pueden obtener las habilitaciones de la clase que se solicitó y no pueden continuar con su actividad.

El plano hecho por un arquitecto para solicitar la habilitación final de una despensa en barrio puede costar hasta $15 mil.

 

Boleta electrónica

La Administración Federal de Ingresos Públicos (Afip) modificó para todos los monotributistas de todas las categorías la emisión de boletas de papel a boletas electrónicas. Desde el lunes pasado, sólo se puede entregar este tipo de comprobante electrónico.

Esta normativa no solamente exige a los que estan incriptos en el organismo de control de los ingresos, sino también impone que los pequeños comercios entreguen comprobante y acepten tarjetas de crédito y débito para las compras.

La resolución número 3.749/15 dice que “los responsables inscriptos en el impuesto al valor agregado (IVA) y los monotributistas de categorías más altas deberán emitir facturas electrónicas, salvo que en la actualidad utilicen impresores fiscales para dicha tarea”.

En esta situación también se ven insertos las pequeñas despensas que tendrán que entregar el comprobante electrónico mediante maquina y recibir tarjetas de crédito y débito .

“La Afip pide ciertas cosas y me hizo una multa. Ya no se va a usar más la boleta de factura y hay que comprar la máquina electrónica, que emiten el ticket, y una usada te sale $35 mil”, dijo Federico Díaz, comerciante del barrio San Pedrito, que fue controlado por la Afip. “Por ley todos los negocios que se encuentran hasta en los barrios tienen que tener el ’posnet’ de tarjeta de crédito. Pero cómo voy a recibir tarjeta de crédito si estoy en un barrio y te hacen multa por ello”, comentó Díaz sobre el cierre de su negocio”.

Este tipo de medidas obviamente perjudican a los pequeños comercios en medio de la crisis económica.

Fuente: El Tribuno

Dejá tu comentario