ARTE Y CULTURA |

Llegó agosto y, con él, la oportunidad para dar gracias a la madre tierra

Mes de vientos y sucesos milenarios, mes de cantos a la patria chica. El 1 de agosto se celebra el Día de la Pachamama, el festejo más popular de los pueblos originarios de América Latina.

 

El día celebra a la Madre Tierra: “Pacha” en aimara y quechua significa tierra, mundo, universo.

 

 

En la ceremonia, creada por los pueblos de los andes centrales, se realizan una serie de ofrendas para festejar la naturaleza “protectora” y fecunda de la tierra, que varían según la región.

 

 

En la provincia de Salta, por ejemplo, la ceremonia apunta a recordar que todo lo creado proviene de la tierra. Pero además, es característico que los habitantes enciendan un sahumerio para ahuyentar los posibles males que hayan quedado en sus casas.

 

 

En la provincia de Jujuy, por otro lado, luego de una comida comunitaria, se cava un hoyo y se da de comer y beber a la Pachamama. Se depositan hojas de coca, chicha, alcohol y cigarrillos. Luego se tapa el pozo con tierra, botellas de alcohol y vino.

 

 

Para completar la ceremonia, los presentes se toman de la mano para expresar elespíritu de hermandad que reina, y danzan alrededor del hoyo ya tapado, al son de la caja, flauta y la copla.

 

 La celebración a la Pachamama tiene una conexión mística con el origen del universo y los seres humanos. La Madre Tierra asume, según esta creencia ancestral, la energía del cosmos, el universo, el tiempo y el espacio.

En todos los casos, sin embargo, los rituales están a cargo de las personas mayores de la comunidad.

 

 “Las guaguas de Pachamama” por René Walter Reinaga.

La fe centrada en la Pachamama convive en muchos casos con el cristianismo. Se producen entonces sincretismos entre las creencias: por ejemplo, en Bolivia, la Pachamama es identificada con la Virgen de Copacabana en La Paz, y la Vírgen del Socavón en Oruro. En Perú, la Pachamama es identificada con la Virgen de la Candelaria.

 

 

La fiesta de la Pachamama encierra el concepto de finalizar ciclos, renovarse y comenzar nuevos proyectos y es un ritual de agradecimiento a la Tierra por su protección y lo que ofrece diariamente.

 

 

 

 

 

La fiesta de la Pachamama en Amaicha del Valle, Tucumán

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Dejá tu comentario